Corporación Otraparte

Casa Museo Otraparte

Casa Museo Otraparte

En la época en que leí sus libros me hice a la idea de que un hombre tan grande —del que nada se sabía— tenía que estar muerto. Sin embargo, vivía a 50 centavos de bus de Medellín, en una casita a la orilla de la carretera de Envigado, entre pisquines umbríos y naranjos enanos: “Otraparte”.

Gonzalo Arango

* * *

Casa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo OtraparteCasa Museo Otraparte«Martina», la ceiba de Otraparte / Fotografía por Lina Restrepo

Corporación Otraparte
© 2002
^