Corporación Otraparte

Presentación

Ahora juntos

—Mayo 17 de 2018—

“Ahora juntos” de Carlos Vásquez Tamayo

* * *

Carlos Vásquez Tamayo (Medellín, 1953) es poeta y ensayista, doctor en Filosofía y profesor titular del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia. Ha publicado: “Anónimos” (1990), “Eclipse de sol sobre Bataille” (1990), “El jardín de la sonámbula” (1994), “El oscuro alimento” (1995), “Agua tu sed” (2001), “Desnúdame de mí” (2002), “Hilos de voz” (2004), “Aunque no te siga” (2008), “Cuaderno” (2009), “Días” (2011), “Pasos” (2012), “El arte jovial: la duplicidad apolíneo-dionisíaco en el nacimiento de la tragedia de Nietzsche” (2000), “Método de dramatización acerca del tratado primero de la genealogía de la moral” (2005), “La nada luminosa - Fernando Pessoa, un poeta de la naturaleza” (2009), “Arder en el tiempo - Encuentros con Fernando Pessoa” (2012), “Las hojas breves - Acerca de Fernando Pessoa” (2013), “El libro de Santiago” (2014), “Pequeña luz” (2014) y “Derivas” (2016). Entre sus traducciones del francés y el portugués se encuentra la antología de ensayos “Acerca de Fernando Pessoa” del filósofo Eduardo Lourenço, publicada en 2014 por la Universidad de Antioquia, entidad donde además dirige el programa radial “Diálogos: arte y conversación”.

Sílaba Editores

* * *

Una sencillez brillante, una transparencia elocuente y una belleza intimista caracterizan este nuevo libro de Carlos Vásquez titulado Ahora juntos, en el que se avizoran dos usos de la escritura poética: los versos que acogen y conmueven, exploran e iluminan, y los fragmentos en prosa que hablan con una voz interior, rememoran y reflexionan desde un yo poético que teme y ama, que sueña y huye, al tiempo que materializa la capacidad de hablar con el otro y consigo mismo.

La experiencia maravillosa de existir en el mundo tangible y la irrealidad misma que ello implica; la consciencia del agua que somos y la liquidez de la palabra; la mordacidad del deseo y el desconsuelo ante el flujo continuo, sorprendente y sereno, del amor; la luz melodiosa de una mirada cariñosa o el cálido cobijo de la amistad, son algunos de los temas que se abordan en este compendio de poemas, como líneas sobre una hoja en blanco o pinceladas sobre un lienzo desnudo. Se trata, en definitiva, de una obra plena de madurez y profundidad, digna como la que más de representar la poesía contemporánea colombiana.

Los Editores

* * *

Carlos Vásquez

Carlos Vásquez Tamayo

* * *

Tres poemas de
Carlos Vásquez T.

Quién me proteja, ay, quien lo haga por ti,
me envuelva y guarde a esta hora
y sepa dulcificar mis acentos
Los deseos arden en veladas cenizas
En la quietud de la hora,
y la sombra ya no soy yo
Fiebre que mis días no dejan secar,
para que te contenga y alargue para ti
su secreto rodeo
En la quietud de esta tarde santa del pensamiento,
apenas imagen, sed en el agua,
y que te lleve y deje que seas tú venidera
Y si de algo se acuerda sea de mí

* * *

Hablaría de mi igual y mi prójimo,
retendría sus dos nombres,
pasaría de uno a otro por no romper al simpar
Aun así algo se derriba,
caería a mi lado, sobre mis contornos y líneas,
me quedaría de golpe callado
A fin de no herir y no despertar,
pastorear algo más bien a su lado,
mi fraterno en zozobra y pavor,
mi otro habitante que desvía la sangre
El camino de mi igual,
la inclinación que elige la senda discreta
Para decirle e implorar
que no insista más y se aleje de mí,
ni tome el rumbo del que no se consiente
Supongo que ya entiende y guarda para después
las desapariciones que a todos acechan,
las leves resurrecciones que a nadie convencen

* * *

Piedras todo este día cortantes,
diminutos brillos incrustados,
semillas por los sedientos caminos
Si me pongo a pensar lo que me queda,
decir, es mi ruta,
esta senda y esta otra y la sensación de haber pasado,
y pensar esto ya lo viví
Amigables piedras de no saber ya más,
precipitación delicada, joyas angostas en mi cuello,
las horas y los días cultivan gemas
Y los días por venir,
este blanco deseo de dar marcha atrás
y llevar, alzar un peso pequeño
Volverse invisible como un día breve,
hacia la hora sin ventura del tiempo jamás
El momento de girar y un agua desierta
cubriendo mis pies
Esas piedras calladas, más bien arena,
el roce tibio de unas yemas tan finas
que provoca aplazar el polvo y volver a empezar

Fuente:

Vásquez Tamayo, Carlos. Ahora juntos. Sílaba Editores, Medellín, 2018.

Corporación Otraparte
© 2002
^