Corporación Otraparte

Presentación

Buscando tesoros

Andares por caminos colombianos
—Abril 19 de 2018—

“Buscando tesoros - Andares por caminos colombianos” de Eduardo Del Corral

* * *

Eduardo Del Corral nació en la Ciudad de México, Distrito Federal. De los cuatro a los diez años vivió en Nueva York, donde adoptó el inglés como primera lengua, y al regresar a su país aprendió el español. A los 23 años de edad publicó sus primeros cuentos en inglés en diversas revistas del estado de California, EE. UU. En “Cuentos cortos de un largo viaje” regresa a la escritura, esta vez en su idioma nativo. Es filósofo de la Universidad Autónoma de México y estudió Ciencias (con énfasis en Geofísica) en la Universidad Autónoma de Baja California. Ha trabajado como investigador en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Secretaría de Marina, la Universidad de Colima y la Universidad Autónoma de México. En el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UABC dirigió el Departamento de Filosofía, donde también dictó cursos de Historia Precolombina e Historia Moderna y Contemporánea de México. Influenciado por sus viajes a Europa, Asia, África y América decidió recorrer por tierra cada uno de los países de Latinoamérica. Así, desde el año 2000 ha viajado como fotógrafo de forma permanente por la región en búsqueda de los elementos comunes entre los diferentes pueblos y culturas que la habitan.

* * *

Si en un sentido más amplio se considera al Tesoro como aquello que por su gran valor provoca una sensación de cariño o de admiración en lo más profundo de nuestro interior, entonces indudablemente Colombia es un país con una impresionante riqueza de experiencias por vivir y uno de esos tesoros por descubrir.

Buscando tesoros presenta una colección de historias. Ellas resguardan —y con mucho cariño— el cúmulo de experiencias adquiridas al paso de un largo tiempo en este país. A través de sus narrativas se pretende retratar y comunicar la singular riqueza humana y la formidable diversidad cultural, descubierta por el autor. En sus páginas se conjugan los sueños de un visitante en su recorrido por los caminos entre las montañas, valles, selvas, ríos y planicies, admirando la diversidad de los paisajes colombianos.

Finalmente, sus cuentos deben entenderse como la interpretación de un extranjero que comparte a través de personajes e historias la infinidad de tesoros encontrados en la belleza de ciudades y pueblos, en el caudal de su historia y sus expresiones culturales, en la diversidad de sus manifestaciones musicales y artísticas, así como en el exquisito alcance de sus tradiciones culinarias. Entre los más sobresalientes, sin duda alguna, se destaca el sentido de alegría por la vida, la amabilidad de su gente y las continuas muestras de calidez humana, manifestadas a través de la eterna sonrisa.

Esto y mucho más es la riqueza que caracteriza estas tierras, presente hasta en sus más alejados rincones. Los tesoros que se recogen al paso y se guardan por siempre al alejarse de sus inolvidables paisajes...

Edu Del Corral

* * *

Eduardo Del Corral - Foto © Luli

Eduardo Del Corral
Foto © Luli

* * *

De lo que pudo ser

Por Eduardo Del Corral

Se conocieron en un bar. Se trataba de una fonda donde aún se escuchan aquellas antiguas milongas porteñas, una fonda de entre tantas de ellas, de esos lugares que aún se encuentran diseminados por las tranquilas calles de Envigado, ese hermoso remanso de tranquilidad, enclavado al sur de un valle entre montañas, que comparte con la ciudad de Medellín. Estos bares de tango son los dignos herederos, y recogieron la influencia sembrada por el paso del gran Gardel, quien en vida conoció de sus noches y bajo sus cielos llegó a morir.

Más tarde, él le propondrá que ella escriba y él la lea; ella contestará que no tiene algo interesante para escribir; él le pedirá escribir lo que piensa, lo que siente, lo que ve, lo que aún le falta por ver, lo que opina de su vida; y por qué sigue viviéndola; por qué no o por qué sí la dejaría a un lado; y, finalmente, qué busca, y qué ha encontrado; y qué le falta por encontrar, pero entonces... Compartieron la mesa, cervezas y conversación. Se dio un silencio. Sonrieron. Se levantaron sin interrumpirlo y en ese mismo silencio partieron. Llegaron cada cual a su destino, enriquecidos por lo que fue y empobrecidos por lo que pudo ser.

Fuente:

Del Corral, Eduardo. Buscando tesoros - Andares por caminos colombianos. Ediciones Amazon, EE. UU., 2016.

Corporación Otraparte
© 2002
^