Corporación Otraparte

Presentación

Cánticos de amor

—Septiembre 7 de 2017—

“Cánticos de amor” de Metin Cengiz

* * *

Metin Cengiz (Göle, Turquía, 1953) se graduó en las facultades de Ciencias Básicas y Lenguas Extranjeras de la Universidad Erzurum Atatürk. Tras desempeñarse como docente en Muş, regresó a Estambul para trabajar como corrector de pruebas y traductor en casas editoriales. Publicó artículos sobre poesía en periódicos y revistas como “Hurriyet Gösteri” y “Varlık”. En 2005 estableció la Casa Editorial Şiirden en compañía de algunos amigos con el fin de publicar poesía y ensayos relacionados con la teoría poética. Entre sus libros de poesía se encuentran “Bir Tufan Sonrası” (Después de un diluvio, 1988); “Büyük Sevişme” (El gran amor, 1980); “Zehirinde Açan Zambak” (El lirio que florece en su veneno, 1991); “İpek’a” (To İpek, 1993); “Şarkılar Kitabı” (Libro de canciones, 1995); “Gençlik Çağı” (Años juveniles, 1998); “Aşk İlahileri & Günümüze Hüzzamlar” (Himnos de amor & las composiciones Hüzzam hoy, 2005); “Özgürlük Şiirleri” (Poemas de libertad); “Bütün Şiirleri 1” (Poemas reunidos 1); “Bütün Şiirleri 2” (Poemas reunidos 2); “İmgeler Benim Yurdum” (Imágenes son mi hogar, 2011) y “Estados del Mundo” (2014).

Presentación del libro por su
traductor Rafael Patiño Góez

Sílaba Editores

* * *

La impronta dolorosa de la prisión la encontramos en la voz del poeta turco contemporáneo Metin Cengiz, una de las voces más destacadas de este momento en Turquía. La proximidad del sentimiento en medio de la lejanía, paradoja de la realidad del poeta. Como una huella romántica en la modernidad de su obra, la naturaleza es símbolo de lo perdido y deseable, de lo posible.

Su poema es confesional, íntimo, arde como un fuego interior que reconoce la imposibilidad de trazar, como se quisiera, la obra. Nadie como el poeta habla del milagro cotidiano de la vida, de las faenas cotidianas del amor; en la voz de Metin Cengiz lo romántico, con sus alusiones típicas a la naturaleza, cobra un respiro que lo aproxima a la modernidad; ese ritmo del amor romántico se mezcla por momentos con atmósferas eróticas cuyas alusiones directas no vulgarizan sino que recrean los momentos comunes a nosotros, mortales pretendidamente eternos.

Rafael Patiño Góez

* * *

Metin Cengiz

Metin Cengiz

* * *

Tres poemas
de Metin Cengiz

Su canto ha terminado

Ha terminado el canto del zorzal
ya este cuadro hundido sobre el mármol palideció
los alisos entrelazan el mismo color
las alas fundentes difunden el mismo olor

ahora estás de nuevo entre las calles... dócil, complaciente
caminas sobre los adoquines como un gato
tus días son como cajas entre el viento, pañuelo de papel:
un hilo no pasa por tu aguja, tu espejo no refleja tu rostro
la mordedura de la serpiente parece ornar tu piel como un árbol

ella duerme
el agua se despierta... tus palabras envejecen como una camisa
un fantasma espera allí donde tú te das vuelta
se encuentra en un sueño de cuero el clavel más incongruente
y estos ojos fatigados a causa de la noche
tiemblan como perros que han perseverado en el frío

así es mi amor, este poema termina aquí
pero esta nieve angustiante cae sobre nosotros todavía.

* * *

La separación del estío

Ha terminado el verano, ¡mira! Este verano nómada
las golondrinas vinieron al sol hace tiempo
las calles han mermado, los días quieren la compasión
de nuevo la noche. Nosotros sufrimos nuestro viejo sufrimiento
contigo y sin ti

ahora nos hallamos en plegaria entre los viejos jardines
cada uno de nosotros es una canción de amor a tu diferencia
hay poco tiempo. Las colgaduras se calientan
el silencio palpita con el pulso del lago
ahora estamos entre los viejos jardines. En plegaria

los sentimientos germinan con las flores de invierno
si es que son tan frágiles y afligidos
cuando la noche viene, las heridas sangran
el jardín rojo palidece con el horizonte
los sentimientos germinan con las flores de invierno

cierren las cortinas, cierren las puertas
la voz embrujada de la luna puede engañarte
la primavera puede engañarte también haciéndose sitio
           en tu jardín como el pájaro
Ha terminado el verano, ¡mira! Este verano nómada
las calles han mermado, los días buscan la compasión.

* * *

El viajero de la noche

En el jardín ya no hay magia ni nube
el jardinero está vencido, es el retruécano su armonía con
                     el invierno
si la poesía es lo que barro de mi corazón a mi corazón
por ríos corre con la melodía de la época
yo digo, los dioses aplauden en el cielo
desde que yo desato el nudo ciego con mi poesía

oh el fuego que se pasea de lilas a lilas
el viajero de la noche en los corazones de las altas montañas
las estrellas emergen en grupo en el país del amor
entre las rutas que se abren con lluvias dormilonas
las propietarias de los cántaros llenan sus vasijas
yo voy con el orden “va” de útero que se me semeja a la
                     prisión
al útero que se me semeja a la voz “sedería”

la época está bajo nubes completamente negras, yo soy el
jardinero que soy vencido, hago que broten los poemas de mi
                     corazón corazón
soy el retruécano que se armoniza con el invierno
el fuego que se pasea de lilas las lilas.

Fuente:

Cengiz, Metin. Cánticos de amor. Sílaba Editores, Medellín, 2017. Traducción de Rafael Patiño Góez.

Corporación Otraparte
© 2002
^