Corporación Otraparte

Presentación

Casa sin puertas

—Junio 2 de 2016—

“Casa sin puertas” de Óscar Hernández Monsalve

* * *

Óscar Hernández Monsalve (Medellín, 1925) es poeta, narrador y periodista. Estudió en las Universidades de Antioquia y Pontificia Bolivariana. Durante su vida —que se ha extendido entre el siglo XX y el XXI— ha desempeñado numerosos oficios: autor de libretos para radio y de canciones populares, actor de cine, boxeador y futbolista en su juventud. Fue cofundador del diario El Sol, donde escribían Manuel Mejía Vallejo, Fernando González y otros escritores de la época. Durante más de 50 años llegó a los lectores de El Colombiano con su columna “Papel sobrante”. Libros de poesía publicados: “Poemas del hombre” (1950), “Poemas de la casa” (1966), “Las contadas palabras” (1.ª ed.: Imprenta Departamental, 1958; 2.ª ed.: Colección de Autores Antioqueños, 1986; 3.ª ed.: Universidad Nacional de Colombia, 2007; 4.ª ed.: Universidad Externado de Colombia en su colección “Un libro por centavos”, 2010), “Dos poetas colombianos”, en compañía de Luis Arturo Restrepo (Sílaba, 2010). Novelas: “Al final de la calle”, que mereció el segundo lugar del Premio Esso de 1965 (1.ª ed.: Lerner, 1966; 2.ª ed.: Bedout, 1975), “Cristina se baja del columpio” (Lealon, 2009). Sílaba Editores incluyó en 2011 en la colección “Letras Vivas de Medellín” la obra “Óscar Hernández M. - Un hombre entre dos siglos”; y en noviembre de 2015 entregó el libro “De vida, ángeles y ozono”, que contiene 89 poemas inéditos bajo el apartado “El otro paraíso”, además de la novela inédita “Fondo de hormigas”, de varios cuentos y un puñado de crónicas publicadas entre 1959 y 1962 en el diario El Correo de Medellín.

Presentación del autor
por Luz Eugenia Sierra

Escuchar grabación del evento

Editorial Letra a Letra

* * *

[El día domingo (1962)]

Libro de originalidad absoluta: son vivencias. Hombre inteligente que describe sencilla, verídica y responsablemente su continuo sucediéndose en la vida. —No fue manoseado por pensamientos ni por sabios en su niñez y primera juventud—. El pensamiento, el pensar llaman a esa paja con que se tapa la Inteligencia y nos convierten en eruditos o embrutecidos.

Óscar Hernández Monsalve es el escritor colombiano de quien debemos jactarnos; entre los demás de antes y de ahora los hay distinguidos pero todos son pintarrajeados de “otros”, pretenden ser “otros”; escriben como “otros”.

“Napoleón y los totes” son dos páginas que sólo puede escribir el que haya vuelto al Paraíso, es decir, el que no esté manchado por envidias, por ambiciones de ser “otro”; por el orgullo satánico de eso que llaman “pensamiento” y “pensar”.

Mejores que esas dos páginas, más realidad que esas dos páginas no hay en la literatura americana.

Y por ese estilo son todas las vivencias, las realidades de que se compone este librito inmortal.

¿Por qué no ha sido muy alabado? Porque no aprecian sino a las rameras pintarrajeadas, a los estafadores.

Salones de bonitura son las escuelas y los libros de arte de esta vida de los animales vestidos. Animal vestido; animal avergonzado; animal que se esconde: ésa es la verdadera definición de los literatos y pensadores.

Óscar Hernández es como casa sin puertas y por eso vive o está en él La Realidad, La Vida. Óscar Hernández es uno de aquellos de quienes se dijo: Bienaventurados los limpios de corazón porque ven a Dios.

El libro más limpio, más vida, más estrella en el cielo que se haya escrito en América es este de Óscar Hernández.

Fernando González

(Domingo, 30 de junio de 1963
Fragmento de una libreta inédita)

* * *

Óscar Hernández Monsalve - Fotografía por Tatiana Hernández Pérez

Óscar Hernández Monsalve
Foto por Tatiana Hernández Pérez

* * *

Tres poemas
de Óscar Hernández

Tiempo

todo lo puede el tiempo
todo
menos detenerse

* * *

A veces

acompañadamente solos
a veces besos en ocasiones sombras
talladas en la carne
a veces un perfume que vuelve
y un adiós que se queda
temblando entre las manos
y al fondo una paloma
que no es la paz
que no ha sido el olivo
solamente unas alas que pasan
y a veces las sombras y los besos
de regreso desde su propio olvido

* * *

El nombre viento

el nombre que es viento
vive más que el hombre
el hombre que es polvo
el nombre el sonido
sobreviven al amo
a su vieja carne
el nombre y su música
cantan el sepelio
del dueño y su viaje
en el hueso más largo
cantarán los nombres
su vida y su ritmo
y al fin la ceniza será derrotada
por una canción

Fuente:

Hernández Monsalve, Óscar. Casa sin puertas. Letra a Letra, Colección Poesía, Bogotá, 2016.

Corporación Otraparte
© 2002
^