Corporación Otraparte

Presentación

Entregas

Diciembre 14 de 2007

Entregas - Poemas de María Cecilia Muñoz

* * *

La Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob, entidad dedicada a la promoción y difusión de las artes literarias, presenta el libro de poemas “Entregas” de María Cecilia Muñoz Galeano, comunicadora social - periodista de la Universidad de Antioquia, quien participó en el Taller de Escritores de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín (1994 - 1995), donde publicó en las antologías I y II Trabajo de Taller (1986), así como en otras revistas literarias de la ciudad y el departamento de Antioquia. Participante activa de encuentros culturales y lecturas en auditorios a escala local, departamental, nacional e internacional: X Encuentro de la Palabra (Riosucio, Caldas, 2000), VIII Festival Internacional de Poesía (Medellín, 2001), X Encuentro de Mujeres Poetas (México, 2002), XVII Feria Internacional del Libro de Bogotá – Espacio Hora de la Poesía (2004 - 2005), XX Encuentro de Mujeres Poetas (Roldanillo, Valle, 2004), V y VI Semana Cultural Municipio de Envigado (2006, 2007) y Semana de Intercambio Social y Cultural (Venezuela, 2007).

María Cecilia es directora de la Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob, presidenta del Premio Nacional de Poesía Porfirio Barba Jacob, cofundadora de la revista de poesía “Poética” y de la publicación periódica de poetas colombianos “El son del viento”. “Entregas” es su primer libro de poemas y actualmente prepara “En el umbral”.

Casa de Poesía Porfirio Barba Jacob

* * *

Con este libro de poemas la autora pretende apuntalar desde una nueva, concentrada mirada, o por lo menos desde otra mirada —esa la intención íntima, verdadera de la poeta, pensamos—, el viejo sendero de conceptos como el Amor, el Dolor, la Esperanza, indispensables para vivir, fundamentales aspectos que, desde una perspectiva general en cuanto al pensamiento y en lo tocante a una vida particular, deben ser considerados escalones de suma importancia para el devenir personal, puesto que definen en buena parte la manera, esa ars poética lúcida que es el vivir instante a instante, decimos, de una evolución, un comportamiento individual en un entorno, éste en el que nos movemos, social y desde luego humano.

“Entregas” significa esas esclusas de cautela y de meditada experiencia a las que se debe todo aquel que desea pisar a conciencia y dejar su ser en cada huella, con devoción y verdad, a la vez que eslabonar su propia senda de formación. No se trata de intentar avanzar así porque así, simplemente porque existimos, se trata de registrar un afianzamiento personal que nos libere de malos hallazgos y encuentros desesperados en lo sucesivo. Entrevemos entonces, sin complicación desde los versos que nos entrega María Cecilia Muñoz, esa ascesis educativa y de catarsis que la palabra poética asume y obsequia para el lector desde su plataforma verbal exclusiva, sensibles y delicados poemas en la obra que leemos.

Este es el aspecto fundamental que pretenden clarificar los poemas de “Entregas” para el lector en tanto un poema puede, sin duda cuando expone francamente, sin oscuridades, desde su fronda espiritual y de pensamiento, influenciar un comportamiento, una actitud, un paradigma de vida, a partir de una lectura emotiva y reflexiva.

Edgar Trejos

* * *

Poemas de
María Cecilia Muñoz

Entregas

Estoy aquí, así...
Tierra y piel abierta
Casa del amor,
Sin velos.

Dispuesta al sueño de la noche
Inmersa en el deseo que arrastra,
Disuelta en éxtasis
Desenvuelta en asfixiante placidez
Envuelta por la gracia del cuerpo
Próxima al clamor
Y al encuentro.

Soy juego,
Soy fuego,
Soy toda boca y alimento.

Tómame ahora
Y no me dejes.

* * *

Ahora que estás

Ahora que estás
Ahora que estamos
Desataré mis nudos
Liberaré las voces
Las palabras y la risa
Para que entres hasta mi cielo.

Yo me quedare así,
Jugando a ser feliz
Ahora que estás.

Creyendo todo el tiempo.

* * *

Mis sueños

Por vez primera
He asaltado tus secretos sueños

Descubro lo temido.

Un nuevo calor recorre tu cuerpo
Otro ángel besa tu risa

En tu cielo ya no estoy.

Una corriente desconocida
Sacude los días, tus días, mis días.

He decidido... sin dolor...
Asaltarme en mis sueños

Y volar.

* * *

Buscándome

Me sorprendo cada día en la mañana
Buscándome en medio de un agonizante país:
Con urgencia y dolor
Abre sus venas
Tratando de encontrar su esencia.

Me busco cada tarde
En los desorbitados ojos
De los seres que me habitan:
Incansables anteponen sus sueños
A la incertidumbre.

¿Podré cambiar el rumbo de este viento
Y encontrarme?
La apretada risa
De hombres y mujeres
Me remuerde.

O por el contrario,
Debo buscarme en el poema de Whitman,
En los rostros de Guayasamín,
En el verso de Pizarnik,
En tu aliento,
En tu risa.

En medio de la adversidad
Que me levanta a diario,

Lucho por encontrarme
Y encontrarte.

* * *

No soy aún

Nacida bajo el signo Tauro
Nunca he sabido de su maravillosa fuerza
Ni de su poderosa influencia terrenal.

Aún mis pies aletean sin piso firme
Sin vuelo seguro
Aún no descubro el guardián de mis sueños
Y me derrumbo fácilmente
Al menor soplo.

¿Dónde la fuerza de mis astros
Para desatar los nudos que me envuelven?

Debo decirlo ahora
En voz alta
Para revivirme.

Mi alma entonces aposentará su fuego
Abrirá esbelta sus secretas flores.

Corporación Otraparte
© 2002
^