Corporación Otraparte

Presentación

El sofá

Agosto 19 de 2010

“El Cielo está equivocado” de Hugo Luis Londoño Cuervo

* * *

Germán Cuervo (Cali, 1950). Escritor y pintor. Ha vivido también en Bogotá, París, Barcelona y Berlín. Estudió publicidad en la Universidad Jorge Tadeo Lozano en Bogotá (1972). Inconforme con esta labor, se dedicó a las artes plásticas. Ha publicado: “Los indios que mató John Wayne” (cuentos, Editorial Oveja Negra, 1985), “Historias de amor, salsa y dolor” (antología de escritores salsómanos, Cuervo Editores, 1989), “El mar” (novela fantástica, Plaza & Janes, 1994; segunda edición, Universidad del Valle, 2007), “El viento en la balanza” (Secretaría de Cultura y Turismo del Valle del Cauca, 2007). Obtuvo el premio de poesía Jorge Isaacs en 2006.

* * *

Germán Cuervo es un poeta que canta a la vida y cuando canta sus baladas pareciera que nos llevara hacia una tonada conocida, una calle familiar, el barrio en donde alguna vez fuimos felices, pero luego gira a la esquina, y nos encontramos con una carcajada que rompe como un sable la nostalgia y nos deja con un palmo de narices. Deberían el humor y la ironía cultivarse como oficio en ligas mayores de la literatura colombiana, ya que se tiene la herencia histórica de un tuerto López, de un León de Greiff, un Vargas Vila. Germán Cuervo renueva esa tradición perdida y casi extinta, la hace humana y dolorosa; la lleva a nuevas fronteras, en donde el reírnos de nosotros mismos, es la condición de los hombres que aspiran a la verdadera libertad.

Omar García Ramírez

* * *

Poemas de
Germán Cuervo

Agua cero

las nubes escuchan el ruido de la montaña
mientras llueve se detiene
el trazo perentorio del día
espero que escampe en casa de la tejedora
sólo oler escuchar como se va mojando esta tierra roja

nada más que hacer
solo oler y escuchar
la danza de los techos y la ciudad
la lluvia monocorde y monotemática

sobre el firmamento de nácar
en esa diáfana paciencia se inclina
un abanico en bandada de loros

las puertas se abren a otras puertas
las ventanas a otros puertos y paisajes
en silencio
en profundo espejo
hay un río abundante en el corazón

* * *

Artesanos

A Mercedes Pantoja

en la pelinegra noche del sábado
piedecuesta y alirio sanclemente ascienden la loma de la cruz
llevan ofrendadas sandalias y dulces chaquiras a la luna
con precipitación de pasos y tobillos han socavado
en la avenida sexta en la playa el viento de la tarde
han marchitado soles como cuentas de coral de mil colores
de recoger las gemas y el terciopelo del andén hacen memoria
las rayas del suelo fehaciente

en ese acto repetido del crepúsculo
agacharse curvarse ante la turba creciente
las arrugas del andén llevan altas en la frente

en paz con los ríos del tiempo y los libros
se vive cada día en la artesanía
que es la liberación de los deberes
bajo un soportal esperan que amaine
sin saberlo sin prisa
los hilos de la lluvia
van tejiendo sus destinos

* * *

Por la quinta avenida

a una ciudad del norte
yo me fui a trabajar

Manu Chau

por la quinta avenida caminando eres para ellos
otro pecado colombiano el indocumentado el desaparecido
un clandestino aunque te las des de camaján de tumbalocas
te digo que no tienes la culpa
ser malo de la película
no es tan malo
¡oh tú! ¡pobre inmigrante ante las torres incendiadas!

en la quinta avenida a pie no hay suela que aguante
tanta gente
¡qué cemento tan duro!

a este costado del dólar puedes encontrar
tu hamburguesa de alambre

al otro te esperan los cementerios detrás de long island
de día se come chatarra de noche el sueño americano

es la pesadilla del aire acondicionado de miller
te dijeron en las calles del barrio que
para llegar al paraíso debías tomar rumbo norte
aunque sea de polizón aunque sea para ser
discriminado
debías viajar al norte ¿cierto?
te digo que ya no sé qué pensar
llevado como ando agachado
arando estas avenidas

¿quién dijo
que el norte
no puede ser al sur?

Fuente:

Cuervo, Germán. El sofá. Editorial Perro que ladra, Medellín, 2009.

Corporación Otraparte
© 2002
^