Corporación Otraparte

Lectura y Conversación

Kepa Murua

El oficio de escribir
y publicar libros

Abril 9 de 2015

Kepa Murua

Kepa Murua
Foto por Ardiluzu (2015)

* * *

Kepa Murua nació en la ciudad costera de Zarautz (País Vasco). Asiduo a la cultura en todas sus manifestaciones (pintura, música, cine), encontró su voz en la poesía. Su estilo y forma tienen la materia evocadora que sabe envolver al lector en cualquiera de los géneros que seleccione: poesía, ensayo, novela, artículos. Es colaborador en proyectos artísticos y editoriales.

Entre otros, se destacan sus títulos “Siempre conté diez y nunca apareciste” (Calambur, 1999); “Cavando la tierra con tus sueños” (Calambur, 2000); “Un lugar por nosotros” (Germanía, 2000); “Cardiolemas” (Calambur, 2001); “Las manos en alto” (Calambur, 2004); “Poemas del caminante” (Bassarai, 2005); “Cantos del dios oscuro” (El Gaviero, 2006); “No es nada” (Calambur, 2008); “Poesía sola, pura premonición” (Ellago Ediciones, 2010); “El gato negro del amor” (Calambur, 2011); “Escribir la distancia” (Luces de Gálibo, 2012) y “Ven, abrázame” (Amargord, 2014). Ha publicado, así mismo, los ensayos “La poesía y tú” (Brosquil Ediciones, 2003); “La poesía si es que existe” (Calambur, 2005); “Del interés del arte por otras cosas” (Ellago Ediciones, 2007) y “Contradicciones” (Arte Activo Ediciones, 2014). Libros de artista: “Itxina” (Bassarai, 2004); “Flysch” (Bassarai, 2006) y “Faber” (Bassarai, 2009).

En el terreno audiovisual ha participado en la producción de su diario filmado, y en el campo musical sus poemas forman parte —junto al trabajo del artista Tasio Miranda— del proyecto “Poemas y canciones” (Agruparte, 2007). Publicó la primera parte de sus “Memorias de un poeta metido a editor” bajo el título “Los pasos inciertos” (Milrazones, 2012), y la novela “Un poco de paz” (El desvelo, 2013), donde el narrador ofrece su visión particular de la ciudad, la soledad y la vida.

Kepamurua.wordpress.com

* * *

Kepa Murua (1962) escribe desde un rigor y una dignidad inusuales, por el recato que se impone y por el escrúpulo con el que construye su obra, que puede ser considerada una de las grandes aventuras poéticas del presente.

Calambur Editorial

Kepa Murua lo tiene claro, sabe de la existencia de autores alegres y extrovertidos, pero no es su caso, siempre ha encontrado refugio en la soledad y salta a la vista que, más allá de la charla afable, se reserva un espacio que sólo él habita, en el que me pregunto si habrá dejado entrar a alguien alguna vez.

Marina Sanmartín

* * *

Kepa Murua

Tres libros de Kepa Murua

* * *

Poemas de Kepa Murua

No merece la pena

No merece la pena
ser quien no eres.
Ese que ves no está.
Ese que no está no es.

Es nadie en brazos de otro.
Es sombra que nos arrasa.
Ciudad que nos envuelve
en brazos ajenos.

Vive como respira
al que le queda un día
de vida. Como muere
aquel que no es nadie.

No merece la pena
sentir la vida si no eres.
No vale la pena sufrir
por ser alguien que no quieres.

* * *

Cuando el adiós se impone

Cuando el adiós se impone
los ojos buscan el horizonte.

La nostalgia nos traiciona
si escuchamos nuestros pasos.

Cuando la ciudad te atrapa
es difícil volverle la espalda.

El nombre que se divide
es su auténtico dilema.

Cuando la vida te arrastra
la impaciencia nos vence.

Tantas entradas que te llevan
por ninguna salida.

Tantas que se repiten
en todas partes.

* * *

Ahora no podemos
decirle al tiempo

a Catalina

Ahora no podemos decirle al tiempo
que no somos culpables
de todo lo que hemos esperado.
Ni que somos inocentes ante el deseo
que no quiere pronunciar
la palabra más desafortunada.
Que no quiere tatuar la palabra amor
en el cuerpo desnudo
antes de que durmamos
en la misma cama.
Pero déjame que escriba algo
antes de que vengas
y por fin te abrace y te diga
cosas más tiernas
que la nieve más negra
que cubre la pared blanca.
Que la mano roja
con una perla gris
que acaricie el mundo
y que se cubre con una sábana
recién planchada,
a punto de estrenarse,
pues antes de que llegues
debo robar una rosa en un jardín
para ti que no me crees.
Lo hizo mi abuelo tras volver a casa
después de haber perdido la guerra.
Lo hizo mi padre con mi madre
aunque ella no se diera cuenta.
Y en los confines de la ciudad prohibida
sin miedo a que me encarcelen
lo hago yo por sentir la verdad
por fin en mis dedos
como se pinta un cuadro
y luego se destruye.
O se escribe un poema
y luego se borra.
Como se escribe un cuento
y luego se abandona
porque lo que está por venir
debe ser mejor que lo que se ha vivido.
Como lo que está por escribir.
Como lo que está por llegar:
tú a mis brazos
en mi cama tu cuerpo
o como tu sombra
que se convierte en un sueño hermoso.
Bendito el amor que se desespera
porque espera sin medida
y sabe guardar su secreto
y encontrar su armonía
cuando no podemos decirle al tiempo
que somos los verdaderos protagonistas
de esta película que por fin
está hecha a nuestra medida.
En blanco y en negro
cuando se enfada la noche
que no comprende las palabras
en colores vivos
y el arco iris del lenguaje surge de pronto
porque todo lo que hemos esperado
no se puede mantener en un cofre cerrado
y deja escapar un nombre
y unas pocas frases
que suenan perfectas en mi boca
y que tú escuchas como ese poema
que merece la pena
o ese cuento soñado tantas veces
aun no escrito por nadie.

Fuente:

Kepamurua.wordpress.com

Corporación Otraparte
© 2002
^