Corporación Otraparte

Presentación

El Milagro
de Medellín

y otros poemas

Julio 23 de 2009

"El Milagro de Medellín y otros poemas" de Ron Riddell

* * *

Ron Riddell (Auckland, Nueva Zelanda, 1949) es escritor, poeta, músico, pintor y gestor de paz. Obtuvo su grado en Artes de Auckland University y ha presentado su trabajo en diversos festivales y eventos culturales del mundo, incluyendo los festivales de Edimburgo, Harbourfront, Canadá, el Festival Internacional de Poesía de Medellín, el Festival Internacional de Poesía de Cartagena, el Festival Internacional de Poesía de Austin (Texas), Encuentro Internacional de Poetas (El Salvador), Festival Internacional de Poesía de Costa Rica, Festival de Poesía de Tasmania, Festival de Poesía “Overload” (Melbourne, Australia), Encuentro Internacional de Poetas de Chile. En Auckland, Riddell estableció un refugio para los poetas en el “Live Poets’ Café”, adjunto a la librería “Dead Poets” en K. Road. Por tres años consecutivos organizó junto con su esposa Saray Torres el Festival Internacional de Poesía de Wellington.

Ha publicado 21 volúmenes de versos, ha escrito tres novelas y dos obras de teatro. Cinco de sus libros han sido publicados en edición bilingüe (inglés - español) en Colombia, Costa Rica, España y Estados Unidos. Entre sus publicaciones se cuentan “Beads” (Parnassus Press, Auckland, 1975), “Paths of Fight” (Writer and Artists Press, Auckland, 1980), “Michelangelo Dreams” (Puriri Press, Auckland, 1997), “Azul Amarillo” (Cedma, Málaga, España, 2007) y “Planet Haiku” (Casa Nueva, Wellington, Nueva Zelanda, 2008). En esta ocasión presentará la segunda edición de su libro “El Milagro de Medellín y otros poemas”, publicado originalmente en 2002 por Casa Nueva Editores.

Ronriddell.com

Con la participación de Juan Carlos Castrillón, quien interpretará música tradicional turca en su flauta “ney”.

* * *

A través de una búsqueda cuyas raíces podríamos ubicar, a grandes rasgos, en un permanente asombro y un arduo rigor verbal, la voz de Ron Riddell alcanza un tono que, además de personal y de remarcar obviamente su singularidad, hace de él un auténtico poeta, es decir, alguien capaz de ir al otro lado y “tornar nuevamente”, tal como lo sugería Hölderlin. Cada palabra en su lugar, en el momento exacto, revelando un estado de ánimo, iluminando una circunstancia. Y es este el sentido que presentimos en su más reciente periplo.

Carlos Bedoya

Cuando un poeta dice que: “mis poemas corren por mis dedos; / hacia el aire, hacia el viento”, no es una simple metáfora, se trata de un viajero que conoce las diferentes tonalidades del color de los paisajes vividos, las vibraciones táctiles, una manualidad secreta que le da condición de artesanía de lugares. (...) El Milagro de Medellín y otros poemas, es un encuentro con un paisaje que sin dejar de ser turbulento, el poeta logra tomarle el cariño del músico, la coloración del pintor, la sensibilidad de una poesía que se puede emparentar con lo oriental, con lo maorí, con lo celta y un profundo sentido de identidad descolonizadora con respecto a la cultura inglesa, manteniendo sabios lazos de entendimiento entre lo místico y la mesura filosófica de un acto que se encuentra entre la contemplación y el festejo expresivo. Podría decirse que Ron Riddell es viajero de sí mismo, es viajero donde no desconoce el legado occidental de su formación, pero que se encuentra siempre con una sed nueva de conocer nuevas estados del alma, nuevos acercamientos a las vario pintas formas de encarar la vida.

Fernando Cuartas Acosta

* * *

Poemas de
Ron Riddell

Breve sueño

Este sueño de
sentarme junto al mar
contemplando el bote
que cruza el horizonte
inmensas olas de antiguos arcoíris
y bancos de maderos que flotan

este sueño donde
el tiempo no transcurre y
nada permanece
este sueño de islas
costeras, promontorios de
sueños que no han de perdurar mucho

* * *

Casa de sueños

Sombreado por cipreses un sendero de verano
nos ha conducido a una casa pletórica de luz…

Blancas piedras calcinan mis pies.
Aún sin siquiera tomar forma entre sombras
los sueños se han desvanecido.

Entro a la casa a descansar
y sueño que aún camino
hacia el lugar donde duermo

Ha caído la noche:
la calle se ha vuelto un río
cuyas piedras enfrían mis pies.

al llegar a la casa
está vacía: las ventanas abiertas acogen
la luna, las estrellas, el mar.

sueño que el sueño se ha convertido en verdad
cuando alguien llega
me sorprende y

de súbito no soy más
aquel que solía creer
que era.

* * *

A veces

A veces conviene dejar de pensar
                  es bueno dejar de hablar
                  conviene dejar de actuar
                  es bueno no jugar más

A veces conviene dejar de hacer
                  es bueno dejar de cortejar
                  conviene dejar de avergonzarse
                  es bueno dejar de lamentarse

A veces conviene parar

contemplar las hojas
en torno a la ventana
sutilmente mecidas
por el viento

Corporación Otraparte
© 2002
^