Corporación Otraparte

Lectura e Inauguración

Exposición fotográfica
“Mujeres de la tierra florida”

Agosto 18 de 2011

Exposición fotográfica “Mujeres de la tierra florida”

* * *

Esta exposición estará en movimiento, de ida y vuelta, entre colegios y sueños, entre veredas y risas, entre la universidad y las mañanas, entre las estaciones del Metro y los viajeros, entre museos y su historia. Pasará de frente buscando lectores que la amen. Abrir este espacio para la ciudad es un acto de amor que nos conduce a entregar el poema a todas las esferas sociales, al gozo de descubrir la magia del arte que nos lleva a visiones profundas del verdadero sentido del ser humano y que nace dentro del marco del segundo programa “Medellín, las mujeres y las artes” con el apoyo de la Secretaria de la Mujer, de la Alcaldía de Medellín, como proyecto de Ángela Penagos Londoño.

La cultura procede de la comunidad entera y a ella debe regresar. Encendemos un candil para iluminar el camino de regreso a casa con la muestra de 16 poetas que nos entregan imágenes transfiguradas con aroma de guayacanes. Ahora el poema estará para ser contemplado rompiendo la rutina, regalando palabras nuevas para las personas que también son nuevas cada mañana.

La exposición incluye fotografías y poemas de Ángela Penagos Londoño, Claudia Ivonne Giraldo, Claudia Trujillo, Georgina Cuartas, Gloria María Bustamante, Gloria Posada, Hermilda Chavarría L., Leidy Yaneth Vásquez, Lucía Donadío, Lucía Estrada, Luisa Aguilar, Marga López Díaz, María Cecilia Trujillo, Marta Quiñónez, Olga Elena Mattei y Piedad Morales.

Con la participación de las poetas Ángela Penagos, Claudia Ivonne Giraldo, Claudia Trujillo, Marga López, María Cecilia Muñoz y Olga Elena Mattei.

———

Tatiana Pérez (Medellín), autora de las fotografías, es publicista y diseñadora gráfica. Durante cuatro años vivió en la Reserva Natural Río Claro, realizó su proyecto fotográfico “Tributo a la Tierra” (2007), y luego se integró al Comité Técnico Voluntario de la Secretaría de las Mujeres para el programa “Medellín, las Mujeres y las Artes”, el cual se ha realizado durante 3 años consecutivos y tiene como finalidad el apoyo y la difusión de la obra de las mujeres artistas en la ciudad. Entre sus exposiciones e instalaciones se cuentan “Tras el velo, una historia” (2010, 2011), “De la exclusión al reconocimiento (2010), “El arte como Sanación” (2011), “Mujeres de la tierra florida” (2011) y “Vida de perros (subasta, 2011). A propósito de la exposición, afirma: “Pretendo con esta muestra fotográfica acercar el alma y la esencia de cada una de las poetas con sus lectores”.

* * *

Olga Elena Mattei

Olga Elena Mattei
Foto por Tatiana Pérez

* * *

Seis poemas

Rápido es el olvido

—Ángela Penagos Londoño—

Llegó a mí
con ojos de misterio
por un manglar
de brisa
arrimado
a los muros
de mi miedo
en una balsa
primitiva
a la hora
precisa
del bostezo.

Eco dormido
en la tarde
de tu adiós.

* * *

Íncubo

—Claudia Ivonne Giraldo—

Tan sola, que ni siquiera un recuerdo
la ocupa en las mañanas.
Desea todo, todo el amor que nunca tuvo.
Entonces lo imagina, a su manera.

Un sueño que la visita y toma el té,
galante le corre la silla, le obsequia besos en su larga mano.
Tiene un rostro y todos los de los conocidos
y los de los apenas vislumbrados:

A veces se queda con ella
pasan la noche en ajetreos y rechines,
y por eso el día que llega le es propicio, está contenta,
como muchacha enamorada.

* * *

VIII

—Claudia Cecilia Trujillo—

Ávida de cisne y viento
y agua celeste,
la casa de mi memoria
frágil como un instante
recoge los susurros de la eternidad.

Yo
extranjera,
ninfa del sueño
vestida de verde como las praderas,
me tiendo doncella
para que un río de cielos beba mi sed.

Un lirio galáctico florece mi corazón,
una estrella, mi boca
secretos soles en mis ojos
y mi pelo luminoso ciega la tiniebla.

Floto entre auroras
no conocidas,
pero alcanzo su lengua
como un canto que dormía en el olvido.

Imperceptible el universo acecha,
declina sobre mí su fuego:
mientras el ángel de su aliento
desnuda el pájaro de luz
la flor la piedra.

* * *

Safira

—Marga López Díaz—

Hoy me ha mirado un tigre siberiano.
Hoy, demudada en Maga o Artemisa,
libo el aire del vino meridiano
y me glorío en abrazar Felisa

a mi energía de animal ufano,
a mi antigua santera profetisa;
al inspirado temple azul liviano
de mi substancia lenta e insumisa.

Hoy se miembra la rótula del paso.
Fuera la plañidera al espliego,
fuera la tribulada muda en lazo.

Hoy conjuro a la tierra, me almo, siego
me agazapo en sibila, soy mi vaso.
Hoy me ha mirado un tigre y voy de fuego.

* * *

Entrega

—María Cecilia Muñoz—

Estoy aquí, así...
tierra y piel abierta
casa el amor,
sin velos.
Dispuesta al sueño de la noche
inmersa en el deseo que arrastra,
disuelta en éxtasis
desenvuelta en asfixiante placidez
envuelta por la gracia del cuerpo
próxima al clamor
y al encuentro.
Soy juego,
soy fuego,
soy toda boca y alimento.
Tómame ahora
y no me dejes.

* * *

Cactus

—Olga Elena Mattei—

Felicidad,
no puedo
escribir un poema que desangre
mi pulso frente al cielo.

Embriagada de jugos exultantes,
el amor burbujeando
espirituosos gases
en la corriente interna de mi talle
y en la celda
profunda de la idea:

Mi palabra se abre
como flor de cactus
en la noche y se ofrece
a las pupilas
de los astros
con su copa de aroma
que se alza y evapora,
y bajo el día
se cierra silenciosa, ciega,
temerosa del polvo y de la espera.

Cactus soy,
arcilla de carne florecida,
vaso de liquidas ofrendas.

Para la sed que llevas
en tu lengua,
yo encierro entre mis células
el jugo de la vida.

Fuente:

Comunicación personal.

Corporación Otraparte
© 2002
^