Corporación Otraparte

Noche de Campo Literaria

De músicos, poetas
y premios Nobel

Bob Dylan
Thomas Tranströmer

Noviembre 19 de 2011

Bob Dylan y Thomas Tranströmer

Bob Dylan
Thomas Tranströmer

* * *

Noche de Campo Literaria en El Café de Otraparte: Literatura a manteles: De músicos, poetas y premios Nobel: Bob Dylan y Thomas Tranströmer.

La poesía y la música comparten una misma búsqueda secreta y ambiciosa: el silencio. En cada línea, en cada sonido, algo vuelve la mirada y se sumerge en su densidad, en la transparencia y el rumor de su cuerpo inabarcable, antiguo, invisible.

Esta noche todo conspira para que se encuentren el oído y la palabra. Esta noche, el deseo de celebrar la lucidez y la locura, la permanencia en el misterio y el valor de pronunciar un sí o un no con la dignidad y la nobleza que le confiere al hombre la poesía, tendrán un lugar entre nosotros. El aire se plegará para dar paso a la voz de Bob Dylan y a la enérgica mirada de Thomas Tranströmer sobre las cosas que le buscan y le encuentran siempre en el mismo lugar: en el de la página en blanco.

* * *

Un poema no es otra cosa que un sueño que yo realizo en la vigilia. El sueño y el poema vienen de la misma persona. Tienen algunas leyes compartidas. Tengo una relación de mucho amor con el sueño. Me voy a la cama como si fuese a una fiesta. El despertar es casi siempre una desilusión.

Thomas Tranströmer

* * *

Escuchar “One More Cup of
Coffee” de Bob Dylan

* * *

Poemas de
Thomas Tranströmer

C-Mayor

Cuando él bajó a la calle tras la cita de amor
soplaba la nieve en el aire.
El invierno había llegado
mientras ellos hacían el amor.
La noche brilló blanca.
Él caminó rápido y alegre.
Toda la ciudad inclinada.
Transeúntes sonrientes.
Todos reían bajo sus cuellos alzados.
¡Era libre!
Y todos los signos de interrogación cantaron la existencia de Dios.
Eso creía él.
Una música estalló
y cruzó en la nieve arremolinada
con largos pasos.
Todo en camino del tono C.
Un tembloroso compás dirigido a C.
Una hora sobre las heridas.
¡Era fácil!
Todos reían bajos sus cuellos alzados.

* * *

Tormenta

De pronto el viajero halla el viejo
gran roble, como un alce de piedra,
ancha copa en el cenizo fortín del
mar de septiembre.

Tormenta del norte. Tiempo de serbas
maduras. Despierto oye en la noche
las constelaciones estampadas
sobre el roble.

* * *

Los recuerdos me miran

Una mañana de junio es muy temprano
para despertar, mas tarde para dormir de nuevo.
Debo ir a la hierba que está llena
de recuerdos, que me siguen con la mirada.
No se ven, se mezclan plenamente
con el fondo, camaleones perfectos.
Tan cerca, que los escucho respirar
a pesar que el trino de las aves es estridente.

* * *

Canciones de
Bob Dylan

Soplando en el viento

¿Cuántas carreteras debe un hombre caminar,
antes de que le llamen hombre?
¿Cuántos mares debe una paloma navegar,
antes de que se duerma en la arena?
¿Cuánto tiempo deben las bolas de cañón volar,
antes de estar prohibidas para siempre?

La respuesta, amigo mío, está soplando en el viento,
la respuesta está soplando en el viento.

¿Cuántos años debe una montaña existir,
antes de que sea bañada por el mar?
¿Cuántos años pueden algunas personas existir,
antes de que sean libres?
¿Cuántas veces puede un hombre girar su cabeza,
y fingir que no te ha visto?

La respuesta, amigo mío, está en el viento,
la respuesta está en el viento.

¿Cuántas veces debe un hombre mejorar,
antes de que pueda ver el cielo?
¿Cuántos años debe un hombre tener,
antes de que pueda escuchar a la gente llorar?
¿Cuántas muertes cometerá hasta que sepa
que mucha gente ha muerto?

La respuesta, amigo mío, está en el viento,
la respuesta está soplando en el viento.

* * *

Golpeando las
puertas del cielo

Mamá, quítame esta insignia.
Ya no puedo usarla.
Está oscureciendo, está
demasiado oscuro para ver.

Siento como si
estuviera golpeando...
en las puertas del cielo.

Golpeando en las
puertas del cielo.

Como tantas otras veces.
Mamá, limpia la sangre
de mi cara.
Ya no puedo ver
a través de ella.

Tengo ese viejo
y negro sentimiento...
y le perdí el rastro.

Siento como si
estuviera golpeando...
en las puertas del cielo.

Golpeando en las
puertas del cielo.

Como tantas otras veces.
Mamá, deja mis pistolas
en el suelo.
Ya no puedo dispararlas.
El viejo tren negro del paraíso
está llegando.

Siento como si
estuviera golpeando...
en las puertas del cielo.

Golpeando en las
puertas del cielo.

* * *

Como una mujer

Nadie siente dolor alguno
esta noche mientras espero bajo la lluvia,
todos saben
que mi chica tiene vestido nuevo,
pero más tarde veo que sus cintas y sus lazos
han caído de sus rizos.

Ella aguanta como una mujer, sí, lo hace,
hace el amor como una mujer, sí, lo hace,
y sufre como una mujer,
pero se echa a llorar como una niña pequeña.

La reina Mary es mi amiga.
Sí, creo que iré a verla de nuevo,
nadie tenía que ocultar
que mi chica no puede estar contenta
hasta que al fin se da cuenta
de que es como las demás,
con su niebla, sus anfetaminas
y sus perlas.

Ella aguanta como una mujer, sí, lo hace,
hace el amor como una mujer, sí, lo hace,
y sufre como una mujer,
pero se echa a llorar como una niña pequeña.

Estaba lloviendo desde el principio
y yo estaba muriéndome de sed,
así que entré aquí
y tu antigua maldición duele,
pero lo que es peor
es este dolor aquí,
no puedo quedarme aquí,
¿no está claro
que no encajo?

Sí, creo que es hora de que lo dejemos,
cuando nos encontremos de nuevo,
presentados como amigos,
por favor, no finjas que me conociste cuando
estaba hambriento y era tu mundo.

Ah, engañas como una mujer, sí, lo haces,
haces el amor como una mujer, sí, lo haces,
luego sufres como una mujer
pero te echas a llorar como una niña pequeña.

Corporación Otraparte
© 2002
^