Corporación Otraparte

Presentación

Tragaluz Editores

Abril 29 de 2010

Tragaluz Editores

* * *

Presentación de Tragaluz Editores, pequeña empresa editorial comprometida con la buena literatura y la gráfica que se distingue por la alta calidad estética, los buenos ilustradores y una excelente factura. Los libros de Tragaluz recobran la noción de objeto, buscan superar el olvido y pasar de una generación a otra como tesoros para conservar. En 2007 y 2008 la editorial fue galardonada con el Premio Lápiz de Acero con los libros “Tres poemas ilustrados” de Jaime Jaramillo Escobar (ilustrado por el artista José Antonio Suárez Londoño) y “Débora Arango, cuaderno de notas” de Santiago Londoño Vélez. Recientemente ganó la segunda convocatoria en Literaturas Regionales, Programa Nacional de Estímulos a Proyectos Editoriales, que otorga el Ministerio de Cultura de Colombia, con el libro “Perros bravos” del autor Rodrigo Mora.

Pilar Gutiérrez Llano / Directora editorial. Editora, escritora y comunicadora social con experiencia de diez años en la empresa de productos editoriales Clap Publicaciones. Escribe narrativa y ha sido finalista en concursos nacionales e internacionales.

Juan Carlos Restrepo Rivas / Editor. Diseñador gráfico especializado en Ciencias de la información con una experiencia de 18 años en empresas gráficas y fondos editoriales. Editor, escritor e ilustrador. Ganador de varios concursos de novela y cuento.

* * *

Tragaluz Editores

* * *

Cuando nos enteramos de la convocatoria del Ministerio de Cultura a este estímulo vimos la oportunidad de llevar a cabo nuestro sueño: esa tercera colección de relatos que, por falta de recursos económicos, no habíamos emprendido. Desarrollamos entonces nuestra propuesta con el libro Perros Bravos del autor Rodrigo Mora, narrador poco conocido pero con reconocimientos como el Premio de cuento de la Cámara de Comercio de Medellín de 1996 y la publicación del libro Blues por la Editorial de la Universidad de Antioquia en 2000. Y, para seguir con el concepto que ha caracterizado a Tragaluz Editores, quisimos acompañar los relatos con pinturas y dibujos del artista plástico Fredy Serna.

El hecho de que Perros Bravos haya sido el ganador de esta convocatoria en la Región Andina es un gran estímulo para una editorial que apenas comienza; es además un motivo de celebración para esos escritores, esos creadores que escasamente encuentran espacio para dar a conocer sus obras. Este reconocimiento dado por el Estado fortalece la confianza que como editorial tenemos que despertar en ese lector que espera buenos textos, buenos libros. Es el mejor incentivo para una empresa del sector cultural, que más que cualquier otra, necesita del apoyo, el reconocimiento y el eco en la comunidad para garantizar su permanencia en el tiempo.

Juan Carlos Restrepo

* * *

Tragaluz Editores

* * *

Entrevista a
Pilar Gutiérrez Llano

Fragmento

Por Martín Gómez

Tragaluz Editores surgió en Medellín como una respuesta no sólo al deseo de Pilar Gutiérrez Llano y Juan Carlos Restrepo de hacer realidad su sueño de montar una editorial, sino también a la necesidad que estos detectaron de abrir un nuevo espacio de publicación en su ciudad. Como muchas de las pequeñas editoriales independientes colombianas, para garantizar su viabilidad Tragaluz ha desarrollado una línea de prestación de servicios editoriales orientada a instituciones públicas y a empresas privadas, pero realmente lo que más ha contribuido a dar a conocer su trabajo es su colección de poemas ilustrados.

Aunque el cuidado con el que se trata cada uno de los detalles de sus libros implica un aumento de los costes de producción de estos, Tragaluz hace todo lo posible por manejar precios razonables para el mercado con el propósito de garantizar que sus títulos sean accesibles para los lectores. La premisa de Tragaluz es producir libros bien hechos y bonitos que estén al alcance de la gente y que circulen de mano en mano.

Martín Gómez: ¿Cuándo y por iniciativa de quién surge la idea de crear Tragaluz Editores?

Pilar Gutiérrez Llano: La editorial surgió en 2005 por iniciativa de Juan Carlos Restrepo —mi marido y editor de Tragaluz en este momento— y mía. A Juan Carlos lo habían echado de su trabajo como editor de la Universidad Eafit y en ese momento yo terminaba una biografía, por lo cual ése era el momento perfecto para darle vida a nuestro sueño de siempre de montar una editorial. Lo hicimos en contra de mucha gente que nos decía que cómo se nos ocurría, que se trataba de un proyecto muy romántico y que la cosa no iba a dar resultado. Sin embargo, cuando tomamos la decisión todo pasó muy rápido a pesar de que era algo en lo que veníamos pensando desde hacía mucho tiempo porque era un sueño de los dos. Yo ya había montado algo en este campo que era como un híbrido entre agencia de publicidad y editorial. Juan Carlos venía trabajando como editor desde hacía muchísimos años, era profesor de diseño y además ambos escribimos.

Entre los dos reuníamos las disciplinas necesarias para montar este tipo de empresa, así que totalmente soñadores nos sentamos en la mesa del comedor de la casa y dijimos “pongámosle un nombre a este proyecto”, y como en ese momento el panorama estaba un poco oscuro porque Juan Carlos estaba sin trabajo, dijimos “no, necesitamos algo con luz, como una ventana”. Cogimos el diccionario y buscamos sinónimos y encontramos “tragaluz”. Nos pareció que “tragaluz” era un lindo nombre y dijimos “listo”.

M.G.: ¿Cuáles son las motivaciones que condujeron a la creación de Tragaluz editores?

P.G.Ll.: La coyuntura tuvo mucho que ver, pero como te digo este proyecto era la respuesta a muchas cosas. Primero, los dos escribimos y desde hacía mucho tiempo veíamos la necesidad de abrir un nuevo espacio de publicación en Medellín porque en la ciudad no había ninguna editorial a la que un escritor nuevo pudiera llegar con su proyecto. Obviamente si era un gran escritor estaba Colina o daba el salto hacia Bogotá pero como esa editorial que soñábamos ver en la ciudad no existía, dijimos “bueno, no la vemos y no vamos a esperar a verla sino que vamos a crearla nosotros”.

M.G.: ¿Cuáles son las líneas de trabajo de Tragaluz Editores y cómo se definieron éstas?

P.G.Ll.: En realidad Tragaluz tiene dos líneas: en primer lugar, la de servicios editoriales a instituciones, universidades y empresas privadas que nos llaman y nos dicen “necesitamos redactar un texto con tales y tales características”; y, en segundo lugar, Tragaluz como sello editorial. En este momento tenemos una línea de poesía que es la que nos ha dado a conocer. Actualmente vamos en el quinto libro y la idea es reunir en ella títulos de quince poetas representativos de Colombia. Empezamos con cinco ya reconocidos, vamos a seguir con cinco un poco más jóvenes y los cinco últimos serán autores muertos.

Tenemos otra colección llamada “Cuaderno de notas” que empezó con un libro de Débora Arango. Hay también una colección independiente que empezamos con el libro Aunque no te siga, de Carlos Vásquez. Con esta colección se abren las puertas para que un escritor traiga un trabajo y si nosotros consideramos que es bueno le cumplimos su deseo de publicar el libro que siempre ha imaginado.

Finalmente, con el libro Nosotros, vosotros, ellos, de Félix Ángel, empezamos una colección de libros de gran formato.

M.G.: ¿En “Cuaderno de notas” vendrán más títulos después del de Débora Arango?

P.G.Ll.: Vienen más. El segundo libro será de Gregorio Cuartas, que es un pintor —casualmente también antioqueño, como Débora Arango— que vive en París desde hace muchísimo años.

M.G.: ¿Los otros diez títulos de la colección de poesía ya están definidos?

P.G.Ll.: No están definidos del todo porque la selección de autores y obras es un proceso delicado. Sacar un libro requiere hacer una evaluación previa, discutir una propuesta y volver a leer los textos. Se trata de una decisión que no se toma rápidamente y por eso no me lanzo a decirte cuáles son los cinco próximos títulos aunque ya tengamos una lista muy definida.

M.G.: Estos libros de poesía son antologías de sus autores. ¿Cómo es el proceso de selección de los poemas que se incluyen en ellos?

P.G.Ll.: En la medida de lo posible nos leemos la obra completa de los autores. Conseguimos los libros, los leemos y hacemos previamente una selección. Después recurrimos a un grupo de personas —entre las que se encuentra Jaime Jaramillo, que ha sido muy importante para nosotros— que nos ayudan y nos acompañan en esta labor y discutimos esta propuesta con ellos. Es un pequeño consejo editorial al que no le estamos dando la libertad de cambiarnos las cosas pero sí de opinar y de orientarnos, así que en caso de que veamos que sus opiniones son válidas y buenas las aceptamos. Se trata de un trabajo en equipo que nos gusta mucho.

Luego nos sentamos con el autor y le preguntamos qué más quiere incluir. Casi siempre la selección de los libros termina siendo una mezcla entre la que hizo Tragaluz inicialmente y lo que propone el autor.

M.G.: ¿En qué consiste el trabajo que se hace con los ilustradores?

P.G.Ll.: Esa parte es importantísima. Hacemos toda la selección y decimos “estos son los textos de la antología”. Como Juan Carlos además es ilustrador, nos metemos los dos y pensamos en aquellos ilustradores que nos imaginamos que podrían funcionar con el tipo de poesía de cada autor. Tenemos una base de datos pequeña con ilustradores muy buenos y decimos “para este libro nos sirven éste, éste y éste”. Luego vamos adonde el autor y le decimos “tenemos estos tres ilustradores y estos son los rasgos de cada uno. ¿Vos cuál preferís?”. Algunas veces nos dicen “escojan ustedes, tienen toda la libertad” y otras veces nos dicen “yo quiero trabajar con éste que es buenísimo”.

Entonces es un trabajo en conjunto y la parte del ilustrador es muy importante porque él también tiene que tener un espíritu poético y debe conectar con el carácter del autor y de su obra. Es un trabajo en grupo en el que se le da mucha importancia a la tirita que trae el libro, al color de la cubierta y a todo lo demás porque todos los elementos tienen una estrecha relación entre sí.

Esta colección empezó cuando Tragaluz llevaba un año. Todavía no habíamos sacado nada con el sello y sólo estábamos prestando servicios editoriales. Había sido un buen año y dijimos “vamos a darnos un lujo. Vamos a sacar un libro de los que queremos hacer y vamos a regalarlo”. Editamos Tres poemas ilustrados, de Jaime Jaramillo —que para nosotros ha sido como un papá—, y sacamos doscientos ejemplares. Era un regalo para toda la gente que nos había apoyado: las empresas y todos los que estaban metidos con nosotros. Queríamos decir “Tragaluz empezó, llevaba un año prestando servicios editoriales pero Tragaluz también es esto”.

Resulta que nos fue súper bien con ese libro y la respuesta fue 100% positiva. La gente empezó a pedirlo y en ese momento arrancamos a hacer la colección. A este libro nosotros le debemos muchísimo, es una belleza. Con Tres poemas ilustrados nos ganamos el premio Lápiz de acero.

M.G.: ¿Cómo es el proceso de selección de los autores?

P.G.Ll.: De esta primera parte dijimos “vamos a escoger cinco poetas representativos, cada uno con una voz distinta”. Eso es lo que hace que nosotros lo escojamos. Dijimos “poesía pura y romántica de principios de siglo, Meira Delmar; prosa poética, Jaime Jaramillo”. Cada uno tiene sus características. Puedes encontrar cinco voces de la poesía colombiana del siglo XX muy distintas entre sí.

M.G.: Dentro de las líneas de trabajo que desarrolla Tragaluz, ¿cuál es el tipo de proyectos que más entusiasmo les produce desarrollar?

P.G.Ll.: Todo el trabajo editorial porque nos encanta. Pero esta línea literaria dentro de la cual la competencia es súper reñida es lo que más nos seduce y hacia donde se dirige Tragaluz. Cada una de estas cosas es el resultado de un trabajo muy rico que nosotros nos gozamos hasta el final. Nos fijamos en todos los detalles y los tratamos todos con mucho cuidado.

M.G.: ¿Hay algún libro en particular cuya publicación les haya producido más satisfacción que los demás?

P.G.Ll.: Yo creo que de todos al que le tenemos un mayor afecto es Tres poemas ilustrados, de Jaime Jaramillo, que nos ha traído una satisfacción enorme porque con ese libro dijimos “vamos a hacer lo que queremos y vamos a regalarlo”. Con ese libro no había pretensiones. Había un sueño plasmado: “queremos hacer libros bonitos”. A este libro de Jaime le tenemos un cariño especial pero yo los veo y todos tienen detrás historias muy buenas y muy intensas.

Y es cierto que lo digital está invadiendo el mundo pero yo veo que lo digital nunca podrá reemplazar un libro de estos, ¿no? Le apostamos al papel sin dejar de ser conscientes de que el mundo digital cada vez se abre más camino. Y Tragaluz también va a estar en el mundo digital.

Además, siempre conocemos a los autores. A Giovanni Quesseps no pudimos conocerlo porque se enfermó durante el proceso de selección de textos y cada vez que yo quería ir a visitarlo me decía “Pilar, no vengas que estoy muy enfermo” y a mí me daba como pena. Pero hablamos muchísimo por teléfono. Con Meira Delmar viajamos hasta Barranquilla y con Juan Gustavo Cobo Borda estuvimos en su casa en Bogotá. Con Eduardo Escobar también estuvimos en su casa. Como verás, disfrutamos muchísimo el trabajo que estamos haciendo.

Fuente:

Elojofisgon.blogspot.com

* * *

Tragaluz Editores
Tragaluzeditores.com

Corporación Otraparte
© 2002
^