Corporación Otraparte

Presentación

Último en la fila

—Junio 1.º de 2017—

“Último en la fila” de Mauricio Quintero

* * *

Oír grabación del evento

Mauricio Quintero Cardona es escritor, narrador oral y gestor cultural. Su primer libro, “Historietas para fulanos y menganas”, una recopilación de ocho cuentos cortos, fue publicado por Hombre Nuevo Editores en 2011. Un año después, una segunda serie de nueve cuentos, “Sala de espera”, formó parte de la antología de escritores envigadeños “Vigas contra el viento II”. Su más reciente libro de microrrelatos, “Último en la fila”, fue publicado por la Editorial Dóblese al Arte. Pertenece a los colectivos literarios Casa del Escritor (Medellín), EDITA - Red de Escritores y Editores Independientes (España e Iberoamérica) y Escritores por Ciudad Juárez (México). Sus cuentos han sido publicados en revistas literarias como La Jornada Semanal (México D. F.), Revista Cronopio (Medellín), el magazín cultural de El Diario del Otún, revista Las Artes del periódico La Tarde (Pereira) y la compilación EDITA 20 años (Huelva, España). Actualmente se desempeña como director del Taller Literario Libertad Bajo Palabra en la cárcel La Blanca de Manizales y como director del Encuentro Internacional de Narración Oral Paisajes en Voces en Pereira y Marsella (Risaralda).

Presentación del autor y
su obra por Gabriel Lopera

Editorial Dóblese al Arte

* * *

Mauricio Quintero es un escritor de la nueva hornada literaria. En verdad, sus historietas o cuentos, o como quiera llamarlas Mauricio, son apasionantes y muestran un trabajo inteligente y lleno de fuego.

Óscar Hernández

* * *

Mauricio Quintero

Mauricio Quintero

* * *

La mesa del café

Por Mauricio Quintero

Debí levantarme más temprano, a esta hora de la mañana, los callejones de la feria deben estar arañándoles a los transeúntes centímetros cuadrados del adoquinado, casi jalonando sus talones. Los vagones del metro estarán registrando los ríos de miradas tangenciales en la memoria fantasmal de sus corredores... Más sensato hubiera sido escuchar la voz de ella, tan dulce y musical, advirtiéndome que despertara de aquel sueño lúcido y diseñara mis pensamientos de nauta a la deriva con el aire frío del alba; pero sus susurros se me convirtieron en arrullo sereno y le ordené al sueño que dibujara en su boca lo que ya me habían dicho sus ojos a espaldas de mis sueños, seguí tendido en la cama sintiendo como un abrazo gatuno de la litera.

Ahora quien me abraza es un sol imperial celoso de cualquier sombra, alcanza todo el tejido del hábitat por el que deambulo, alienando los contornos y colonizando las moléculas de aire fresco con sus mandíbulas calientes. Caminé despacio por las callejas sin sombra, buscando recuperar la serenidad que encarnaban mis pasos en los años de mochilero, sin la tediosa premura de las horas exactas para los actos cotidianos; en aquellos años sentía que mi espíritu era de agua, aire y musgo y que un dios demente señalaba el curso de la vía láctea, y que yo estaba en el camino por su voluntad para dejar que las historias comunes saltaran a mis ojos como milagros. He dejado de ver esas combinaciones exquisitas, he sentido que he caído desde lo alto recorriendo los últimos segundos de un resplandor misterioso, el sol me aplasta, me he tomado el tiempo justo para llegar hasta la mesa del café.

Fuente:

Quintero Cardona, Mauricio. Último en la fila. Editorial Dóblese al Arte, Colección Autores del Eje, CrearCultura, Pereira, abril de 2017.

Corporación Otraparte
© 2002
^