Corporación Otraparte

Conversación

Lectura de Viaje a pie
desde el camino

Octava versión del recorrido

—Abril 26 de 2016—

Proyecto “Lectura del Viaje a pie desde el camino”

* * *

Viajamos hacia la aventura. Viajamos hacia un escenario que no se prepara para recibirnos y ser fotografiado. No hay aborígenes con la cara pintada para recibir la limosna de un turista con bolsillos atiborrados de dinero. Viajamos abiertos a la incertidumbre de la vida. Es un viaje hacia la búsqueda de un mundo real, demasiado caótico para las mentes cuadriculadas de los viajeros modernos. Viajamos hacia nuestro autodescubrimiento como elementos únicos de este universo: nuestro dolor muscular, nuestra alegría, nuestros amigos de viaje, nuestra idea del ritmo y esfuerzo. Es un viaje poco convencional.

Viajamos a pie para confrontar y confrontarnos, para ser viajeros antimodernos que rechazan al ‘status quo’ del hombre conectado a la máquina, el hombre alienado por maquinarias meméticas, o sea fabricantes de títeres, cada vez más eficientes. No buscamos el paraíso de la foto, ni la ciudad pintada por el mercader. Nos buscamos a nosotros mismos en cada paso. Viajamos encontrándonos en cada paso, en cada gota de sudor, en cada exhalación, autodescubriéndonos en cada paisaje, para entendernos o perdernos en la infinitud del camino, del caos, de la incertidumbre, caer en el abismo o descubrir el gran riesgo.

Caminamos hacia el laberinto para medir nuestras propias potencialidades, para estar en el juego de la realidad como un proceso iniciático de nuestra habilidad para vivir y para pararnos frente al oráculo, ante la gran esfinge enigmática que nos acompaña. Seguimos el laberinto de nosotros mismos en cada paso de nuestro “Viaje a pie”, y a diferencia del viajero moderno descubrimos un  universo nuevo en cada aurora u ocaso de nuestro viaje. Viajamos hacia un universo incógnito como los exploradores de paraísos perdidos. Entregamos la vida para ganar la vida.

Viajeros a pie

* * *

Camineriacolombia.com

Fotografías de los viajeros a pie

* * *

Somos un grupo de entusiastas caminantes, que cada año seguimos el espíritu y el periplo del Brujo de Otraparte en su Viaje a pie, y en una misma actividad fundimos caminería literaria, lectura del paisaje y el territorio, estilos de vida saludable, fortalecimiento de la conciencia ambiental, rescate del patrimonio y apoyo a la economía rural.

La propuesta del proyecto “Travesías Literarias”, y en especial “La lectura del Viaje a pie desde el camino”, se viene gestando desde 2009 por el grupo “Viajeros a pie”. Ya están esbozadas e iniciadas también las exploraciones de otros itinerarios relacionados con la caminería literaria, tales como: “Los caminos de La marquesa de Yolombó” de Tomás Carrasquilla (Yolombó, río Magdalena), “Los caminos de La montaña de oro” de Raúl Aguilar Rodas (Bello, Ituango), “Los caminos del mariscal Jorge Robledo”, narrados en La pasión del Mariscal de Raúl Aguilar Rodas y en las crónicas de Cieza de León, “El camino de Balandú” de Manuel Mejía Vallejo (suroeste), “La ruta de José María Córdova” hacia Chorrosblancos, “Los caminos del Himno Antioqueño de Epifanio Mejía” y los caminos de otros grandes personajes como Porfirio Barba Jacob, León de Greiff y Manuel Uribe Ángel, entre otros. A escala nacional se están explorando proyectos como “El Camino Real desde el puerto de Honda hasta Santa Fe de Bogotá”, conocido como “El camino de Mutis”, y “El camino del paso del Quindío seguido por Alexander von Humboldt”.

* * *

Ilustración de “Viaje a pie” por Daniel Gómez Henao: “Tres animales y un solo filósofo...”

“Tres animales y un solo filósofo...”
Ilustración por Daniel Gómez Henao

* * *

Eran los días del censo y la población de Abejorral disminuye. Ese Abejorral es la cuna de los Ministros, de los Jueces, Alcaldes y de todos los Secretarios de las oficinas. De Abejorral es Clodomiro Ramírez, ese Clodomiro lento, suave y embadurnado de goce; ese Clodomiro que en Grecia hubiera sido con Epicuro fundador de la filosofía del placer. Nació en Abejorral don Dionisio Arango, Presidente de la Corte Suprema, y que es el genio del sentido común. ¿Y qué Gobernador, Ministro o Secretario de Juzgado y Alcaldía no es un Gutiérrez, un Arango, un Jaramillo de Abejorral? El arte de enseñar está monopolizado por los Betancourt. Todos los de Abejorral son semicachacos y semiletrados.

Allí fue, y sólo allí pudo ser, en donde conseguimos el caballo blanco, filósofo, lento, un genio del caminar despacio, para don Benjamín. ¡Ya éramos tres! Dos aficionados a la filosofía y un caballo aficionado a la lentitud.

¡Éramos tres! El número pitagórico. Dios son tres personas; nosotros éramos tres animales y un solo filósofo.

Fernando González

* * *

Proyecto “Lectura del Viaje a pie desde el camino”

Proyecto “Lectura del Viaje a pie desde el camino”

Proyecto “Lectura del Viaje a pie desde el camino”

Corporación Otraparte
© 2002
^