Corporación Otraparte
Boletín n.º 29
Junio 16 de 2005

70 años de
El remordimiento

Fernando González y familia

Fernando, Tony, Simón, Fernandito
y Margarita Restrepo (1933)

* * *

El remordimiento,
70 años

Por Ernesto Ochoa Moreno

Tengo entre mis manos, envejecida por el pasar de los años y de otras manos lectoras, pero al mismo tiempo juvenil y lozana, la edición príncipe de “El Remordimiento”, de Fernando González. “Se acabó de imprimir este libro en Manizales, el 10 de junio de 1935”. Ayer hizo, pues, exactamente, 70 años.

Fue publicado por la Casa Editorial y Talleres Gráficos de Arturo Zapata: el ejemplar costaba un peso; el tiraje fue de 3.000 ejemplares; la carátula, de Arango, según se advierte en el borde superior de la contracarátula, es simple y escueta: sobre fondo negro aparecen en letras blancas mayúsculas, dibujadas con círculos y ángulos, el nombre del autor y el título, partido éste por un guión pues no cupo en una línea: EL/ REMORDI-/ MIENTO.

En la solapa se lee: “Este libro acerca de Tony y de fenómenos morales, lo escribo para la juventud de mi patria. El que sepa desnudar a la muchacha alsaciana, entenderá la lección. Fernando González”. El título completo es “EL REMORDIMIENTO (Problemas de Teología Moral)” y está dedicado “A mis amigos franceses AUGUSTE BREAL Y ALBAN ROUBAUD”.

El libro arranca con una Nota del Editor, que reza así: “Las dos cartas que siguen explican a libreros y lectores de mi editorial por qué esta obra de Fernando González, anunciada para abril, en ‘La Cosecha’, entrega de marzo, se retardó un poco”. Y se transcriben entonces sendas cartas, la primera de Alfonso González, el hermano de Fernando, que era su agente editorial, fechada en Manizales el 2 de marzo de 1935, y la segunda, en la que el autor responde desde Envigado (Villa “Bucarest”) con fecha del 19 de marzo del mismo año.

Estos dos textos son un bello y antojador preámbulo a “El Remordimiento”, libro clave no sólo en la producción literaria del escritor envigadeño, sino también y sobre todo en el proceso de su búsqueda filosófica y espiritual. Pero aún más, en este cruce epistolar entre los dos hermanos queda plasmado el sentimiento de incomprensión y escándalo que rodeó al libro desde su aparición y ha llevado a muchos a malinterpretar su experiencia y su enseñanza de lucha y de superación que parte de su concepción del remordimiento, cuyo símbolo son “los calzoncitos de Tony”, metáfora de la ascesis y del renunciamiento.

Su hermano Alfonso le escribe: “Al sacar en limpio los originales de EL REMORDIMIENTO hice supresión de escenas y cambios de vocabulario en las dos primeras partes, es decir, en la confesión a manera de penitente escrupuloso. Tu personaje se confiesa un poco demasiado honradamente. Me pareció impúdico y he querido velar, en busca de aquello que te decía Tomás Carrasquilla: ‘Escriba un libro para mujeres, que todas quieren leerlo y los curas no las dejan’”. (Los subrayados son del original).

Fernando le contesta: “Ayer recibí la copia-extracto del libro ‘Mademoiselle Tony’, desde páginas 35 a 53 inclusive, y fue como si me hubieran dado un garrotazo en el cerebro... No se publicará el libro, pero vas a ver cómo tengo razón. Si Tony, si la vida no es propia para Colombia, si no tiene la belleza legal colombiana, ¡mejor! ...”.

A continuación va refutando uno a uno los cambios que hizo Alfonso al manuscrito: “Tú extractaste mi libro, extractaste de él los himnos y mis conclusiones y le pusiste camisa púdica; abandonaste la vida... Vamos a las supresiones: ¿Crees tú que la escena de la olida de los calzoncitos de Tony es inmoral? ¿Es mala? Entonces eres moralista, has perdido la inocencia... ¿Cómo te atreviste a poner ‘calzones’ de Tony, en vez de ‘calzoncitos’? La muchacha tiene ‘calzoncitos’, o sea, pequeños, limpios... Pusiste ‘prendas de su feminidad íntima’, en lugar de ‘ropitas de Tony’...”. Y concluye Fernando González: “Así, pues, la Tony quedará en manuscritos, para mí. No quiero darla a este pueblo hipócrita... ¡Deja virgen a Tony! Que no se publique”.

Acceda el lector a la obra, empezando por esas dos cartas, y encontrará a Tony, símbolo de la vida; entenderá el remordimiento como concepto clave en el pensamiento y en la búsqueda espiritual y mística de Fernando González.

Hace 70 años apareció “El Remordimiento”. En mis manos esa primera edición de 1935 se estremece como un águila vieja que todavía rasga y hiere con sus garras y su pico, con ansias de nuevos vuelos. “En el Remordimiento (en el cual hay cosas muy nuevas acerca de este ángel acicate) descubrí que el remordimiento es el que nos lleva a nosotros mismos, y, por allí, al Padre, al Paraíso”, dijo el autor en 1960.

Fuente:

El Colombiano, sábado 11 de junio de 2005, columna de opinión Bajo las ceibas.

* * *

El remordimiento

Dos cartas

Manizales, marzo 2 de 1935

Querido Fernando:

Al sacar en limpio los originales de EL REMORDIMIENTO hice supresión de escenas y cambios de vocabulario en las dos primeras partes, es decir, en la confesión a manera de penitente escrupuloso. Tu personaje se confiesa un poco demasiado honradamente. Me pareció impúdico y he querido velar, en busca de aquello que te decía Tomás Carrasquilla: “Escriba un libro para las mujeres, que todas quieren leerlo y los curas no las dejan”.

La confesión de tu personaje es plato demasiado fuerte para Colombia; aquí tiene que ser por la reja; aquí la necesidad de confesarse no ha nacido todavía. A tu pequeño Rousseau o Agustín, lo van a lapidar; le van a gritar que vaya a confesarse con el Padre Mejía, de Envigado. ¿De dónde diablos sacaste a ese tipo? Parece hijo de jesuíta... Es demasiada gana de contar la que tiene y... ¡nian virgen estaría la Tony!

Yo conozco los secretos de la creación artística. Sé muy bien que has creado personajes, sacándolos un mucho de ti mismo y otro mucho de tus observaciones. Pero la gente dirá que eres tú, y sólo tú y todo tú y armarán el escándalo...

El tratado sobre el remordimiento, tercera parte, quedó tal como está en tus originales. Me pareció perfecto. Duro, escolástico y hace agradable contraste con el arte de la novela. Aparecen el filósofo y el artista, el que medita y el creador. Dos estilos, dos vestidos.

Aunque me autorizaste para hacer “lo que me pareciera bien” en todos tus libros, no he querido entregar estas páginas el editor sin tu aprobación. Temo haber dañado la unidad psicológica de la obra y mortificarte con las supresiones y cambios, como sucedió en “Viaje a pie”.

Alfonso González

— o o o —

Marzo 19 de 1935
Envigado (Villa “Bucarest”)

Querido Alfonso:

Ayer recibí la copia extracto del libro “Mademoiselle Tony”, desde páginas 35 a 53 inclusive, y fue como si me hubieran dado garrotazo en el cerebro. Inmediatamente sentí congestión y profunda tristeza. Te puse telegrama en que impruebo el trabajo. Dormí mal, pasé con toda la energía vital herida y esta mañana resolví entrar en polémica contigo, pues veo que esto será disgusto para ti también y que es absolutamente imposible que Tony “vea la luz pública”. (Pongo esta frase, para indicar cómo escribe la gente “bien educada”, es decir, que para todo tiene una frase hecha, pudorosa; para todo tiene un reflejo).

No se publicará el libro, pero vas a ver cómo tengo razón. Si la Tony, si la vida no es propia para Colombia, si no tiene la belleza legal colombiana, ¡mejor! Si yo escribiera libros aprobados aquí, no valdría nada, sería un Laureano Gómez. Vamos por partes.

Tú extractaste mi libro, extractaste de él los himnos y las conclusiones y le pusiste camisa púdica; abandonaste la vida. Es como si hubieras cogido un árbol y arrancándoles las flores, para adornar una sala, ¡porque las señoras y los señores no pueden ver las raíces y las ramas! Eso se llama enjolivement; es el arte preciosista, cosa triste, muerta y que repugna al gran estilo; eso no se puede hacer con Goethe ni conmigo. ¿Es posible coger un niño sano, vital, y quitarle las nalgas, el vientre, los pies, los órganos genitales, y decir que los ojos, sólo los ojos, son presentables, son bellos? Para quien ame lo bonito, sí. Pero tal no es la belleza de la vida, animal profundo, devenir de un pasado remoto y oscuro hacia remoto y oscuro mañana, animal que se nutre de todos los instintos, de todos los jugos. El arte proviene de embriaguez causada por los instintos vitales en su cúspide. El verdadero arte huele a semilla, a semen, a humus. Es ceiba retorcida que extiende sus raíces a los ríos, pantanos y descomposiciones. La bonitura es arreglo, es artificio, es planta sin raíces y mútila.

Vamos a las supresiones: ¿Crees tú que la escena de la olida de los calzoncitos de Tony es inmoral? ¿Es mala? Entonces eres moralista, has perdido la inocencia vital. ¿No gozabas tú oliendo la ropa de nuestro padre? ¿No me deleito yo con el olor de las cabezas de mis hijos? Mientras más se intensifica el sentimiento amoroso, más los huelo deleitadamente. Oler es el primer acto del amor. Huele la vaca a su mamón. Todos los animales, hasta nosotros, dizque privilegiados, olemos para amar, olemos para excitar la energía. Tal escena, que tiene raíces en la vida, es bellísima, casi la esencia del libro: sin ella no tienen sentido las conclusiones. Tal era mi tentación, que olía sus ropitas: tal era el guiño tentador que me hacía la vida, que yo me medía sobre su cama, a solas, para ver cómo quedaba uno allí. Y todo eso lo suprimiste, para que pudieran leerlo las palúdicas, santas de palo.

¿Cómo te atreviste a poner “calzones” de Tony, en vez de “calzoncitos”? La muchacha tiene “calzoncitos”, o sea, pequeños, limpios, y Pacho-loco, el mendigo que acaba de entrar a casa, tiene “calzones”.

Pusiste “prendas de su feminidad íntima”, en lugar de “ropitas de Tony”. “Prendas” es como dicen los Padres Ochoa y Mejía, curas de Envigado, en el púlpito, o sea, pornografía, hipocresía, vergüenza, pecado. “Ropitas” fue lo que yo vi y olí en la cómoda de la muchacha, o sea, unas camisitas y calzoncitos de seda, requetedoblados con el arte que tienen en Francia. Si yo le hubiera ofrecido a la Virgen “los calzones de Tony”, ésta sería la hora en que estuviera avergonzado... “Calzones” y “prendas” tiene Fernanda Ramírez.

“Oye risas, y no lo recupera hasta que haya entrado por la angosta y sospechosa escalera...”. No; así queda hipócrita: se presta para las suposiciones de estudiantes jesuíticos. Es: “...hasta que haya entrado por la angosta y oscura escalera, a faire l’amour, de dos hasta cincuenta francos...”. El gran arte es la inocencia perfecta, la reconciliación con la vida, eso que la gente enjolivée apellida perversidad.

“Camisas vaporosas” o “túnicas vaporosas”, en lugar de “túnicas que llegan hasta las barrigas”, es de Pacho Pérez, prototipo del enjolivé.

Todo lo que quitaste, todo lo que cambiaste en estas páginas, era la columna vertebral de la potranca. Atentaste contra la vida, suprimiste la lógica que preside al devenir. Hiciste verdadera pornografía. Pornografía es tenerle miedo a la vida, a la verdad de la vida, tener los instintos vitales encapuchados en la oscuridad de la vergüenza.

El libro tiene que quedar tal como me nació, sin cambios, sin supresiones, porque si no, tendríamos sermonario para señoritas histéricas.

La Estética es efecto de culminación vital. Lo bello es vitalidad. Se trata de fenómenos semejantes en todo a la fecundidad fisiológica. La misma energía preside al aparecer de organismos y de obras de arte . Si en una madre hay carencia de poder organizador, si la fuerza vital no consigue hacerle derechas las piernas al niño, di: feo. Si el niño sale con ojos bonitos, si la madre pare únicamente unos ojos, di: monstruosidad. Pero si pare un muchacho con nalgas, con ano, con todo y todo consonante, di que hay belleza, o sea, poder vital.

Tal la enormidad de Miguelángel: era como la vida, era creador de organismos aun más poderosos que los de la vida actual: hombres y mujeres más fuertes, más plenos que los de ahora, más capaces.

Por eso, la historia del Padre Izu es esencial en mi libro. Mi polémica con ese jesuíta es la misma que tengo contigo. A él le preguntaba: “¿Por que va a ser malo oler la ropita de Tony?”. Y tú suprimiste tal escena y dejaste las conclusiones, donde dice: “¿Por qué hay cosas buenas y cosas malas?”. Tal como lo dejaste, pueden preguntar: ¿Quién es éste tan sermonero, tan filósofo en el vacío? ¿Quién, éste tan carajo?

Y suprimiste las escenas con Jorge, los celos porque Jorge pudiera mirar a la Tony. Suprimiste la escena en el café “La Cigarra”. Suprimiste las frases en francés, cuando yo viví esa vida en francés y el amor de Tony me sabe a francés. De sesenta páginas a dos espacios dejaste ¡¡¡veinte!!! Eso lo podrán hacer los futuros hombres púdicos con el título de “FERNANDO GONZÁLEZ PARA NIÑOS Y SEÑORITAS BIEN EDUCADAS”. Pero yo, el solitario que renunció a honores fáciles, que vive en pobreza, para no verse obligado a juntarse con López, Laureanos y Olayas, yo soy artista de la vida, pintor de animales en celo.

Tú capaste a la novilla. Así como los jesuitas a la “Historia Natural” en que nos enseñaban a ser perversos: ¡le recortaban las páginas en que se describían los órganos genitales!

Tú dices que mi libro, tal como me nació, es pornográfico e ilegible, y yo te contesto que pornográfica es toda esta Suramérica hija de clérigos, hombres tapados por la vergüenza a la vida. Por eso, nuestra raza es estéril, avergonzada: raza de hombres que hacen las cosas y se esconden, avergonzados de estar vivos. Miguelángel y yo sentimos todos los instintos agrandados y no hacemos nada perverso; creamos seres con pechos, pene, ano, piernas, brazos, pies y manos, tronco y cabeza. Yo no le hice mal a Tony, no la dejé abandonada, desempeñando el oficio de ramera. El instinto aristocrático me impidió causarle miseria. ¡Y yo soy el perverso, yo soy el pornográfico! Cualquier colombiano la habría arrojado a la calle de la Pouterie, les habría contado a los compañeros, para que fueran a acabar la obra de manchar, de envejecer, de prostituir; sí, les habría contado, pero en voz baja, en voz parecida a “prenda de vestir”... Y yo cuento todo lo que sucedió, las tentaciones que tuve, mis impulsos e inhibiciones. ¡Yo dizque soy el pornográfico! El otro, el virtuoso, aquél que contaría la indignación con que arrojó a Tony de su hogar, cuando ella le escribió y puso en la bata de baño un papelito con estas palabras: JE VOUS AIME.

Y resulta, en definitiva, que yo quiero tener la inocencia y santidad de los grandes falos que ponían en los aleros de las casas de Pompeya; quiero tener la inocencia de la vida griega y que en Colombia me llamen impuro. Prefiero ser hijo de la vida, palpitante, armonioso, y no un santo de palo, como estos suramericanos hijos del pecado y de la miseria.

Así, pues, la Tony quedará en manuscritos, para mí. No quiero darla a este pueblo de hipócritas.

Y la vida misma me justifica: Allá están Tony y Teanós; ambas me quieren aún y, cuando cometan bajezas, se acordarán del “monsieur Fernandó”, con nostalgia.

Para los colombianos, yo soy pornográfico. Pueblo mísero, envilecido por centurias de dominio español, convento de clérigos vestidos hasta las orejas, pueblo cuya capital es Bogotá, ciudad habitada por hombres que piensan, escriben y viven para “cubrirse”, porque son pecados andantes. Miguelángel, Goethe, el Libertador y yo no nos tapamos.

¡Deja virgen a Tony! Que no se publique. Aquí serían capaces de ir a buscarla a “rue d’Arenc” para hacerle mal y para venir a decir en las iglesias: “¡Qué mala esa muchacha! Acúsome Padre de que me dejé inducir al mal por una muchacha de Marsella...”.

Todo es esencial en mi libro. Si suprimiste, renuncio a la publicación.

Te abraza,

Fernando González

Fuente:

El Remordimiento. Medellín, Bedout, junio de 1972.

Corporación Otraparte
© 2002
^