Corporación Otraparte
Boletín n.º 82
Junio 20 de 2009

Comunicado a la
Opinión Pública
del Municipio de
Envigado

Casa Museo Otraparte - Municipio de Envigado

* * *

La Corporación Otraparte agradece al señor alcalde Diego Gallo, a su Secretario de Educación para la Cultura, señor Pedro Rivera, y al Concejo Municipal por atender amable y generosamente nuestra solicitud y apoyarnos esta semana a raíz de la Carta Abierta a la Opinión Pública:

“Desconocemos, desautorizamos, no estamos de acuerdo con unos comunicados, específicamente al que hace referencia el amigo Sergio (...); ese comunicado no es la opinión del señor Alcalde ni de la Administración ni particular nuestra, y todo lo que vaya en detrimento de los valores que acabo de mencionar, que reconocemos en la Corporación y en el legado de Fernando González, es falso, no lo autorizamos y pedimos excusas si en algún momento se cometió alguna ligereza o algún error al publicar eso en la página del Municipio”, dijo Pedro Rivera, Secretario de Educación para la Cultura del Municipio de Envigado, en sesión ordinaria del Concejo Municipal el viernes 19 de junio (ver minuto 32.57 del video completo publicado aquí).

En consecuencia, difundimos el Comunicado emitido ayer por la Oficina Asesora de Comunicaciones de la Alcaldía de Envigado y abajo publicamos una carta y diversos enlaces relacionados con el tema. Agradecemos y apreciamos la elegancia y el buen juicio de los amigos que nos apoyaron con sus mensajes.

* * *

Alcaldía de Envigado - Avancemos con toda seguridad

Boletín de
Prensa n.º 359

Oficina Asesora de Comunicaciones

Envigado, 19 de junio de 2009

Teléfono: 339 40 38 / Fax: 339 40 76
comunicaciones@envigado.gov.co

Comunicado a
la Opinión Pública

La Administración Municipal reconoce la gestión meritoria que realiza la Corporación Otraparte: En pro de la conservación y difusión del legado del Maestro Fernando González. Como promotora cultural en el Municipio de Envigado y el Área Metropolitana.

Igualmente reitera, como lo ha hecho en ocasiones anteriores, el apoyo económico y moral en la gestión de la Corporación. Muestra de lo anterior son los convenios realizados de manera ininterrumpida desde el año 2005, además de la compra y entrega en comodato a la Corporación de los terrenos aledaños a la Casa Museo.

Lamenta profundamente la situación presentada que evidentemente fue consecuencia de malos entendidos, problemas de comunicación y las dificultades económicas de la contemporaneidad, entre las partes.

Basados en el dialogo, la concertación y el respeto en las relaciones interinstitucionales la Administración Municipal mantiene el apoyo a la corporación Otraparte para que no solamente se mantenga, sino que día a día progrese en sus objetivos de Ciudad.

Por último, desconocemos cualquier tipo de comunicado que vaya en contra de los principios anteriormente expuestos, e informamos que se llegó a un acuerdo con la Corporación Otraparte para dar continuidad a los programas que se vienen desarrollando para los cuales aumentará de 69 a 100 millones de pesos los recursos económicos y se trazarán estrategias de sostenibilidad.

Vale destacar que La Administración Municipal se compromete a costear con presupuesto 2010 los diseños del Parque Cultural Fernando González y así seguir avanzando con toda seguridad.

Mayores informes
Secretaría de Educación para la Cultura
Pbx 339 40 00 extensión 4128

* * *

Fernando González Ochoa

“Venga toda la juventud, toda la niñez, todo lo que es porvenir, a la oposición, porque nos han engañado y van a decir que no dejamos huella en la bendita tierra que habitamos”.

Fernando González

* * *

Carta de un
joven estrato 3

Junio 18 de 2009
Señor Sergio Esteban Vélez:

Soy Carlos Mario Cano Restrepo Guzmán Ortiz, nací en Medellín, tengo veinte años y quiero hacerle un comentario a su columna de opinión del pasado miércoles 17 de junio que encendió en mí el ánimo suficiente para revolcar los libros que tengo del Mago de Otraparte y escribirle: ha hecho usted buena labor con su escrito porque ha movilizado mi ser a la acción, por ello de antemano le agradezco y espero que reciba esto que le escribo con una actitud a la altura para entablar un diálogo racional y respetuoso, lejos de apasionamientos o creencias políticas que las más de las veces contaminan las ideas y espíritus de las personas.

Primero, lo que enardeció mi ser fue que usted dijera que Don Fernando González se está revolcando en su tumba, para citar sus palabras precisas:

“Fernando González debe estar revolcándose en su tumba, ante el hecho de que una institución que utiliza y usufructúa su nombre esté homenajeando una dictadura que ha sido sinónimo de represión y de persecución a los intelectuales no afiliados. Fernando proclamaba, ante todo, la afirmación del individuo, y todos sabemos que Castro es la negación de la libertad, de la autonomía y de la individualidad.

Los directores de Otraparte estarían traicionando el pensamiento de Fernando González flagrantemente”.

No diga nada por el maestro de Otraparte, no lo necesita. Ya lo dijo todo en sus libros —en los cuales se enrabieta y se planta firme en la convicción del “Nosete Ipsum”—, no diga nada por él, déjelo tranquilo que descanse que ya nos ha dejado bastante legado como para que usted lo ponga a revolcarse en su tumba.

¿Que los de la Corporación de Otraparte estarían traicionando el pensamiento de Fernando González? ¿De qué manera podría uno traicionar a un ser que nos dejó en su filosofía y en su legado la autonomía y autenticidad como materia prima para poder acceder al mundo?

Por favor Sergio Esteban, no envilezca ni use el nombre de Don Fernando González Ochoa: él es mucho más de lo que una institución y usted digan de él. Acérquese a sus libros, léalo y no aprenda al pie de la letra de él, porque él simplemente quería que cada uno se acercara a su propio ser. No me venga a decir que el que vivía a la enemiga estaría revolcándose en su tumba, déjelo tranquilo y más bien vaya y lea su obra, y si ya lo ha hecho reevalúe lo que de él aprendió, porque el que hacía solitarios y no buscaba la vanidad va por caminos muy distintos a los que cualquiera le quiera imponer o a los sellos que cualquiera le quiera dar: Don Fernando toda la vida fue libre, así que por favor no utilice su nombre, menos para decir aquello que no tiene fundamentos objetivos.

Segundo, dese cuenta que usted ha servido de caja de resonancia para esos Santanderistas que tanto criticaba el maestro. Dese cuenta que usted solo expone una parte de los hechos, la más sorda, porque hoy se siguen aplicando las palabras del Mago de Otraparte:

“Resumen: nuestro pueblo no demanda castigo para el culpable; no demanda hechos sino palabras. De ahí los grandes oradores. Realista no he conocido sino al doctor Rendón, que tenía este lema: RES NON VERBA, y RES eran unos pelos quemados, disueltos en agua, que curaban las enfermedades imaginativas”.

Cartas a Estanislao pág. 115

Usted se prestó y facilitó su espacio en el periódico El Mundo para decir con palabras de otro lo que usted mismo debió haber comprobado con sus propios ojos y con sus propias pesquisas. Usted no aplicó las máximas del maestro, que con tanta propiedad cita y del que dice con seguridad pasmosa que fue traicionado:

Vaya conquiste su libertad (una de las tareas que Don Fernando le impone a todo aquel que quiere vivir su filosofía), vaya compruebe lo que le dijo ese político importante, y una vez lo haga, una vez sea usted mismo el que viva, hable. De lo contrario será vanidad, será imitación sin un ápice de personalidad.

No se deje guiar por personas influyentes, ni por “una de las personas más importantes de Envigado” (recuerde que quienes tienen poder, se envilecen porque guardan intereses), vaya y conozca la verdad por usted mismo, que nadie hace el camino por uno y —como el mismo maestro decía— la vida es necesario vivirla. Vaya siéntese en el Café de Otraparte y mire si ponen a Helenita Vargas o a Darío Gómez. Vaya mire si a alguien le prohíben la entrada a la Casa Museo o a ver cine: yo soy estrato tres y vivo en Itagüí y en ningún momento me han pedido impuesto predial para entrar a la casa del maestro, que siempre ha tenido las puertas abiertas para todo aquel que lo quiera conocer. Una vez conozca, escriba lo que quiera, una vez relea al maestro diga que se estaría revolcando en la tumba. Pero por favor, antes no lo haga.

Tercero, me sirvió todo esto para releer un poco a Don Fernando y darme cuenta que no hemos cambiado, seguimos siendo los mismos desde la época en la que él escribía:

“Indudablemente que el hombre en quien están cualidades, vicios, costumbres, en fin, el hombre representativo de Colombia, es el General Santander. Hombre de las leyes y Bogotá no piensa sino en leyes; hombre para tomar prestado dinero, y Bogotá no piensa sino en empréstitos; hombre que se cubría, y en Bogotá todo se hace escondido. Hombre que hablaba de virtud, y en ninguna parte se habla tanto de la virtud. Hombre que murió refregándose el cordón de un fraile, y en ninguna parte hay tanto fraile para confesar a tanto ladrón”.

Cartas a Estanislao pág. 133

Esa Bogotá de la que él habla se hace extensiva a toda Colombia, a lo que somos hoy, a lo que nunca dejaremos de ser sino tomamos el camino de la autenticidad. Autenticidad que aún hoy produce miedo y hace que se vea lo diferente como peligroso. Ven diferentes a los intelectuales, y por eso les temen, ven extraño que reuniones para hablar de software libre se hagan en Otraparte (¿de qué más hablar en el siglo XXI, acaso de máquinas de escribir para revolucionar la cultura?).

Otraparte no es patrimonio de Envigado, Otraparte es la casa de un maestro que con su pensamiento logró expandirse no sólo en aquella ciudad —villorrio prefiero yo— sino por todo Medellín e incluso por Colombia (que sigue siendo una colonia). Su pensamiento, que poco a poco es difundido porque muchísimos y diversos poderes pacatos lo intentaron ocluir —tildándolo de loco, descalificándolo sin conocerlo— es tan vasto y tan amplio que los envigadeños son una minúscula porción de las personas que han bebido de él.

No se alíe usted a aquellos que no le han dejado nada a la patria, o ¿qué ha hecho la clase política colombiana en todo el tiempo que ha reinado?, ¿ha mejorado en algo Colombia con los que han estado y están en el poder? No nos digamos mentiras, la clase política es la misma santaderista que ha estado y estará —no sé hasta cuando— incrustada en los altos cargos de nuestro país:

“Hasta hoy, en cuatrocientos años que lleva de vida pública este continente, las generaciones han sido hechas para el miedo, la vergüenza, la esclavitud y el pecado.

Nosotros, los maestros nuevos, debemos odiar todo lo pasado; odio eterno a las generaciones conservadoras y liberales. Nada hay aprovechable en nuestro pasado. La historia ha sido escrita e impuesta por Santanderes y Arrublas. La única salvación está en volver al Libertador”.

Cartas a Estanislao, página 147.

No crea que el Libertador del que habla Fernando González es el libertador de Chávez, ni tampoco el de Correa. No vaya a decir ahora que Don Fernando apoyaba el Comunismo del Siglo XXI, recuerde que él sacaba todo de sí mismo, que el Bolívar que él sacó de sí era la esencia del ser latinoamericano —al menos la idea que él tenía de esa esencia—, la cual todos malinterpretan a su antojo.

Dice Don Fernando en carta a Monsieur Auguste Bréal que una de las causas por las que nuestro pueblo está como está (en 1934 y aún aplica hoy), es que “El negro fue introducido en número exagerado, y envilecido; lo mismo sucedió con los indios; pero a negras e indias las prostituyeron, y los actuales habitantes viven en la conciencia del pecado del oprobio. Es una humanidad apaleada, impregnada por sentimientos de inferioridad...”.

Y más adelante dice: “Una raza así, que se autocensura por ser hija de puta, o sea, que vive en el pecado y en la inferioridad, que se reconocer inferior, ¿qué manifestaciones puede dar?” (Pág. 126 de Cartas a Estanislao).

Todavía somos Colonia porque no somos auténticos, porque los políticos siguen con sus intereses, porque el pueblo sigue en lo suyo y porque los intelectuales tampoco han logrado integrar al grueso de la sociedad a los movimientos que llegarían a mejorar a este país: cada uno en su cuento, eso es lo que pasa; sólo cuando se pisan las mangueras entre sí brincan todos los poderes, y despiertan las sospechas y las incriminaciones. No señor, vaya y viva con su alma solitaria, vaya rumie sus verdades y dese cuenta que las colonias de las que hablaba don Fernando no difieren mucho del pueblo que somos hoy: porque todavía no logramos ser auténticos, porque todavía necesitamos lo de afuera, porque no hemos sido capaces de superar —solo hay algunos loables casos— la minoría de edad.

Pese a todo, y ya para concluir, hay razones para creer en la esperanza. Que la Casa del mago de Otraparte esté abierta y presta a recibir todo el que lo quiera conocer es ya un adelanto. Todavía, y para nuestra fortuna, Colombia sigue siendo fértil. ¿Hasta cuándo? No lo sé, lo que sí sé es que todavía olemos a nalga de juventud, a Eva, a mademoiselle Tony.

Atento a su respuesta y presto a continuar con usted un diálogo basado en el respeto mutuo,

Carlos Mario Cano Restrepo Guzmán Ortiz

* * *

Ver sesión completa de la
intervención de la Corporación
ante el Concejo de Envigado

Ver Boletín n.º 80
Respuestas a Carta Abierta
a la Opinión Pública

Corporación Otraparte
© 2002
^