Corporación Otraparte
Boletín n.º 160
Abril 20 de 2019

Una tesis

100 años

(1919 - 2019)

Portada del libro «Una tesis» (1919) de Fernando González

Portada de la primera edición de
Una tesis (El derecho a no obedecer)

En el centenario de la tesis de grado de doctor en Derecho y Ciencias Políticas de Fernando González, publicada el 20 de abril de 1919, según se lee en la portada original, compartimos con nuestros lectores y amigos textos e imágenes relacionados con la obra y la polémica que causó tras su publicación. También, en el transcurso del año, para continuar con la celebración, publicaremos una nueva edición en la Biblioteca Fernando González de la Editorial Eafit y la Corporación Otraparte, que además del texto principal contendrá otros de carácter jurídico del abogado y juez que llegó a ser el joven envigadeño.

* * *

Primera página del libro «Una tesis» (1919) de Fernando González

«De cómo en Colombia hay muchos doctores, muchos poetas, muchas escuelas y poca agricultura y pocos caminos».

Fernando González

— o o o —

Preciso es distinguir entre el escritor que investiga y piensa, que sabe valerse donde pueda faltar el inmediato arrimo de ajena doctrina, y el escritor que en sus producciones se limita a transcribir y a presentar como propio lo que otros ya pensaron y escribieron. […] Injusto, pues, sería el que se me tildara que mire la Tesis que, para optar el grado de doctor en Derecho y Ciencias Políticas, ha sometido a mi estudio el Sr. D. Fernando González como inequívoca señal de que él es capaz de lo que no son capaces todos nuestros graduandos. Esto, y el conocimiento personal que como Profesor de la Facultad tengo de las grandes capacidades intelectuales de González, me habilitan quizás para reconocer en él a uno de los jóvenes más inteligentes entre los que en los últimos años han frecuentado las aulas de la Escuela de Derecho de la Universidad de Antioquia. La Tesis aludida es un trabajo sintético de valía incontestable […]. Hecha la anterior observación, sólo me resta manifestar […] que la Tesis mencionada llena superabundantemente las exigencias reglamentarias, y que el nuevo doctor será, a no dudarlo, por razón del grande acervo de sus conocimientos jurídicos, un timbre más de honor para nuestra Universidad.

Víctor Cock
Presidente de Tesis

* * *

Habiendo tenido conocimiento de la publicación de un folleto titulado «Una Tesis», lo hicimos examinar por censores eclesiásticos, en cumplimiento de nuestro deber sagrado. Del informe dado por los censores resulta que la Tesis defiende dos errores capitales que, aunque no tienen originalidad, no dejan de ser contrarios al dogma y a la moral católicos. En el capítulo III (pág. 10), al hablar del hombre-causa, el autor viene a negar la libertad del hombre, y en el capítulo IV saca la consecuencia de que las leyes que no están basadas en el evolucionismo son inútiles y perjudiciales. Una y otra proposición son contrarias al dogma y a la moral católicos. […] Con la presente son tres ya las tesis plagadas de herejías y errores contra la fe católica, que han sido aceptadas en dicha Escuela. Si a esto se añade el nombramiento para Secretario de ella hecho en un antiguo profesor al cual el Consejo Universitario le exigió renuncia del puesto por sus ideas anticatólicas, se comprenderá por qué este instituto no puede menos de causarnos, como Prelado de la Arquidiócesis, graves preocupaciones y temores. En consecuencia: reprobamos «Una Tesis», aceptada por la Escuela de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia, para dar un grado de doctor; lamentamos amargamente que venga desarrollándose, hace algún tiempo, cierto espíritu en dicho establecimiento oficial; sobre los que deben cumplir las disposiciones constitucionales y legales de la República y tienen los medios para impedir el mal, recae toda responsabilidad ante Dios y ante la Patria. Este documento se leerá en las misas de un día festivo.

Manuel José Caycedo
Arzobispo de Medellín

* * *

Hemos recibido el estudio que el Sr. Fernando González presentó para obtener su grado de Doctor en Derecho y Ciencia Política. La Tesis trata de varios asuntos económicos; en cuanto al fondo mismo de la Tesis, a uno de los examinadores le oímos decir que es herético. […] Malos vientos están soplando sobre el alma mater de Antioquia. Ayer «Notas Feministas», «Apuntes Constitucionales», Tesis ambas censuradas por la autoridad eclesiástica; hoy otro trabajo anticatólico; ¿qué vendrá mañana si la contemporización continúa? […] Malos vientos soplan —como decíamos ayer— sobre el alma mater de Antioquia. Con dolor del alma lo decimos porque miramos cariñosamente ese Instituto como a nuestro verdadero hogar intelectual: en la Universidad de Antioquia no sólo se contemporiza con ciertas tendencias contrarias al espíritu católico de nuestras Instituciones sino que se las favorece. La verdad es dura pero es la verdad. Y es preciso que tales corruptelas se remedien o… que se remedien.

El Colombiano

* * *

El informe que rinde el Dr. Víctor Cock sobre la tesis de Fernando González es un brote de laudable sinceridad […]. El doctor Cock no vacila en aplaudir al graduado, que piensa con cabeza propia, y en él aplaude toda manifestación de originalidad, piedra de toque de libertad de pensamiento, de individualismo positivo y fecundo. Bien por el doctor Cock, y bien por el graduado.

Elfo Garrez
El Espectador

— o o o —

Tribunal Superior del Distrito de Manizales - Primera página del copiador de Sentencias Criminales del magistrado Fernando González, 1922

En 1921 Fernando González fue nombrado magistrado del Tribunal Superior de Manizales, ciudad en donde residía Alfonso, su hermano mayor.

— o o o —

Cien años de una polémica

Por Ernesto Ochoa Moreno

Hace cien años, por estos mismos días de abril, Medellín asistía a una enardecida polémica entre la Iglesia y la Universidad de Antioquia, en la que entrecruzaron lanzas los periódicos El Colombiano de Medellín y El Espectador, que todavía publicaba en la capital antioqueña una edición al lado de la bogotana (don Fidel Cano murió en enero de 1919), o sea conservadores y liberales. Y se dieron mandobles católicos y no católicos, creyentes y ateos, clérigos y laicos. En el centro de la confrontación un joven escritor de 24 años, que el 20 de abril de ese 1919, en la Imprenta Nacional, había publicado la tesis con la que se había graduado como doctor en Derecho en la Escuela de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia.

El derecho a no obedecer se titulaba el trabajo de grado de Fernando González Ochoa, quien, ante la presión ejercida contra su trabajo de grado acabó accediendo a cambiar el título por el genérico de Una tesis. Fue, a la postre, el único fruto que consiguieron sus escandalizados detractores con la polémica desatada. El librito fue un incipiente paso más en el viaje incomprendido del pensador envigadeño.

A propósito del episodio referido, ahora que se recuerda el centenario de este libro del solitario de Otraparte, quiero hacer mención de un artículo publicado el año pasado por el profesor Sergio Adrián Palacio en la revista Historia de las Ideas Políticas, de la Universidad Complutense de Madrid, España: «Una tesis o el derecho a no obedecer de Fernando González: polémica entre la Iglesia y la universidad». En el resumen que antecede al texto se lee: «Este artículo revisará, siguiendo las publicaciones de los diarios El Espectador y El Colombiano, el conflicto que se dio entre la Universidad de Antioquia y la Iglesia antioqueña debido a la aprobación de la tesis escrita por Fernando González Ochoa titulada El derecho a no obedecer. La confrontación rebasó el claustro académico, enfrentó a los poderes políticos, clericales y académicos y evidenció la larga tradición de control educativo de la Iglesia».

Puede leerse este interesante artículo en Otraparte.org de la Corporación Otraparte, en la sección Vida. A ese sitio remito al lector, y allí también, en la sección en que se reproducen los libros del maestro, puede encontrar el texto completo de Una tesis. Una lectura que considero necesaria para entender el largo viaje de la rebeldía al éxtasis que fue su existencia. Más que como curiosidad, leer este texto puede ayudar a entender el camino de «anarquía», planteada en El derecho a no obedecer, que trasegó González en solitario hasta el final de su vida y que le valió excomuniones e incomprensión. Y servirá también para comprender esta Colombia nuestra que a la vuelta de cien años sigue tan radicalizada como siempre al amparo de un fanatismo irredento.

Fuente:

Ochoa Moreno, Ernesto. «Cien años de una polémica». El Colombiano, sábado 6 de abril de 2019, columna de opinión Bajo las ceibas.

— o o o —

Dirección y teléfono del abogado Fernando González

— o o o —

Carta de Fernando González en defensa del obrero Nepomuceno Marín

(Ver «La cesantía de Nepomuceno Marín»)

— o o o —

«La abogacía, en su modalidad de litigio, resultó para Fernando González una actividad adicional y esporádica. Recién egresado de la universidad la ejerció en la oficina de dos prestigiosos abogados de Medellín: Fernando Isaza y Gustavo Escobar. Más tarde, por temporadas, en períodos de intervalo de su desempeño como cónsul, magistrado o juez. Aunque el Derecho Civil era la disciplina que conocía más a fondo, tuvo también intervenciones en el ramo penal, casi siempre como defensor de oficio».

Javier Henao Hidrón

(Ver «El derecho a no obedecer»)

— o o o —

Aviso publicitario del abogado Fernando González

Corporación Otraparte
© 2002
^