Corporación Otraparte
Boletín n.º 170
14 de noviembre de 2019

Se fortalece el
Plan Nacional de
Lectura y Escritura
(PNLE)

Montaje de logo, portadas e ilustraciones del programa «Leer es mi Cuento» del Ministerio de Cultura de Colombia

* * *

En convenio con el Ministerio de Cultura, la Corporación Otraparte se une a la difusión de las diferentes actividades y logros de los programas Plan Nacional de Lectura y Escritura «Leer es mi Cuento» y «Libertad Bajo Palabra» con el fin de «contribuir al fortalecimiento de la escritura creativa, la promoción de la lectura y el acceso al libro en el territorio nacional».

— o o o —

Ilustración del cuento «Las aventuras de Naricita»

Leer es mi Cuento y
Libertad Bajo Palabra
fortalecen el Plan Nacional
de Lectura y Escritura

En el marco del Plan Nacional de Lectura y Escritura (PNLE), durante 2019 se dio continuidad a la serie «Leer es mi Cuento», una de las estrategias de fomento a la lectura y acceso al libro más grandes que se hayan concebido en el país.

Con el fin de incrementar la cobertura en ámbitos diferentes a las bibliotecas públicas, el Ministerio de Cultura incluyó en el programa los centros de formación musical Batuta como parte de su estrategia de circulación y distribución de los libros que componen la serie para ponerlos en manos de niños y jóvenes que no tienen un fácil acceso a la literatura.

En respuesta a lo anterior, la Fundación Nacional Batuta, consciente de la importancia de la lectura en la vida de sus beneficiarios, aceptó unirse a esta estrategia para ampliar los horizontes estéticos y garantizar el acceso a la lectura de los niños, adolescentes y jóvenes de todos los programas de formación musical a escala nacional, entre ellos «Música para la reconciliación».

Es así como durante cinco años consecutivos el Ministerio de Cultura les ha proporcionado libros de la serie «Leer es mi Cuento» a los beneficiarios del programa, que se distribuyen en cada centro musical de la Fundación Batuta mediante actividades que promueven la lectura y el desarrollo social y emocional de los asistentes.

Este año se han entregado 103.530 libros en 188 centros musicales de 84 municipios del país, y la tarea se continuará desarrollando durante las últimas semanas del año.

De esta manera se asegura que quienes no habían tenido acceso a los libros se encuentren con ellos y los hagan parte de su vida por medio de un programa de fomento a la lectura.

* * *

«Libertad Bajo Palabra»
llega a seis centros
carcelarios para mujeres

En 2019 el programa «Libertad Bajo Palabra» se llevó a cabo en seis centros penitenciarios para mujeres de seis ciudades del país: Bogotá, Bucaramanga, Cartagena, Medellín, Popayán y Sogamoso. En cada taller participa un promedio de veinticinco mujeres por sesión.

En Popayán, Sogamoso y Cartagena se realizaron los talleres por primera vez, con lo cual se continúa trabajando en adelantar acciones estratégicas que permitan avanzar en la superación de la discriminación y garantizar el cumplimiento de los derechos de las mujeres para consolidar una sociedad más equitativa e incluyente.

La mayoría de las participantes son madres que aprovechan estos encuentros literarios para escribirles cartas a sus hijos. Algunas narran los acontecimientos que las llevaron a estar privadas de la libertad, otras escriben poesía y crónicas de su vida.

Las talleristas encuentran en la escritura una herramienta para concientizarse y aceptar los errores que cometieron tal vez por presiones sociales y económicas que las llevaron, en muchos casos, a vincularse con grupos delincuenciales y reproducir así un ciclo de violencia permanente.

La edad de las participantes oscila entre los veinte y los sesenta años. A quienes se les permite convivir con sus bebés en el centro penitenciario, cuando los niños cumplen tres años deben enfrentar el difícil momento de separase de ellos. En estos casos la escritura les ayuda a expresar sus sentimientos, culpas y miedos.

Cada taller del programa «Libertad Bajo Palabra» se reúne catorce veces al año, y los textos más destacados se publican en la antología Fugas de tinta, que ya completa doce ediciones.

Según José Zuleta Ortiz, director del programa, «ellas son más valientes y osadas para contar, son más atrevidas. De algún modo tienen un gran compromiso con las tareas que se asignan y son buenas estudiantes».

Más allá de formar escritores, el programa «Libertad Bajo Palabra» crea lectores que encuentran en la literatura historias que les permiten imaginar una realidad diferente, viajar por el mundo entero, conocer diversas historias y, en muchos casos, identificarse con personajes que vivieron una situación parecida a la suya.

«Los talleres tienen la intención de promover la lectura y que las reclusas se vuelvan visitantes de las bibliotecas de los centros carcelarios y lectoras», concluye Zuleta.

Disfrute de todos los títulos ingresando aquí

¡Cultura, la esencia de un país que
se transforma desde los territorios!

Suscríbase al boletín de
noticias de MinCultura…

Ilustración del cuento «Las aventuras de Naricita»

— o o o —

Dirección de Artes
Ministerio de Cultura

República de Colombia

Carrera 8 n.º 8 - 43
Bogotá D. C., Colombia

Teléfono:
(57) (1) 342 41 00 - Ext.: 1508

Línea gratuita:
018000 938081

Mayores informes:

Kevin Carrascal
Comunicador Social - Periodista
Grupo de Divulgación y Prensa
Tel: (57) (1) 342 41 00 - Ext.: 1274
Celular: (312) 441 57 95

Daniel Alejandro Taborda C.
Editor
Grupo de Divulgación y Prensa

Adriana Bejarano B.
Coordinadora
Grupo Divulgación y Prensa

Logo del Ministerio de Cultura y su programa «Leer es mi Cuento»

Corporación Otraparte
© 2002
^