Corporación Otraparte

“Recortar el presupuesto de
Otraparte es cortar la cadena
por el eslabón más débil”

Por María Isabel Palacio Montoya

Sobre la avenida El Poblado se encuentra sumergido entre un millar de edificios, carros, bullicio, fijado en medio de los trotes, idas y vueltas de la ciudad, un sitio llamado Otraparte. Al entrar en este lugar un mundo nuevo se abre ante los ojos, la sensación que transmite no es sólo de tranquilidad sino también de cultura y conocimiento, como si de repente el ruido ensordecedor se diluyera y fuera posible conectarse con la naturaleza, se pudiera regresar el tiempo y encontrar la figura del maestro caminante, la silueta de Fernando González, plasmada en cada rincón de la Casa Museo Otraparte.

Es normal al entrar en aquel sitio encontrarse con ciertos personajes que desde hace ya algunos años forman parte de los cimientos de la casa; han sido ellos con su trabajo los que se han encargado de sacar adelante un patrimonio que por mucho tiempo estuvo oculto y olvidado. La cabeza de todo esto es Sergio Restrepo, Director Cultural de la Corporación Otraparte, quien señaló que la participación municipal en el desarrollo de la actividad cultural es bastante importante y que con la disminución que se le dará al presupuesto de este año la Corporación se verá muy afectada.

DE LA URBE DIGITAL: ¿Cómo nace la Corporación Otraparte?

SERGIO RESTREPO: En la Corporación desembocan varias fuerzas. Una tiene que ver con la página Web: www.otraparte.org, que la creó hace diez años Gustavo Restrepo y que fue un proyecto personal pero que fue sumando y sumando las diferentes historias, ideas, versiones y proyectos alrededor de la vida y obra de Fernando González y se convirtió en una especie de museo virtual. Este museo empezó a crecer, lo conoce la familia que también venía de un momento bastante complejo por la muerte de Fernando González Restrepo, hijo, quien había salvaguardado todos los documentos patrimoniales e iconográficos de Fernando González y algunos muebles de la casa. Con su muerte, la familia se pone en la encrucijada de qué hacer con todo este material patrimonial y documental, y entonces se suma a la página la intención de la familia; por otro lado, “La Nave de los Locos” o Stultifera Navis, que era un proyecto que había pretendido reabrir la Casa Museo, y al no haberlo podido hacer abrió una casa de la cultura privada. La sumatoria de estas fuerzas liderada por Simón González, Lucas González y Gustavo Restrepo, desembocó en la creación de la Corporación Otraparte, que hoy cuenta siete años.

DLUD: ¿Cuál es la labor de la Corporación?

SR: Otraparte son varias cosas a la vez: por un lado la Corporación que es el esqueleto, la entidad administradora y que se encarga de la gestión y administración de los proyectos. También está el Museo que es el espacio en el que nos dedicamos a la promoción de la obra de Fernando González, su conservación y difusión. El Centro Cultural, un espacio en el que nos la hemos jugado por convertir a Otraparte en un escenario para potenciar la creación artística, en el cual tenemos cine, conferencias, lecturas, una cantidad de eventos prácticamente todos los días del año con convocatoria pública y en la mayoría de los casos gratuita. Además, está Otraparte virtual que tiene dos componentes: el primero es la página Web en sí misma que contiene todos los proyectos de investigación del Museo y es la ventana de difusión al mundo de los hallazgos que arrojan las mismas investigaciones, y el segundo componente son los boletines electrónicos que se convierten en una especie de central de información especializada en cultura con un énfasis especifico que es Fernando González y la actividad cultural. Por último existe un quinto Otraparte que es Otraparte y sus unidades de empresa, en las cuales está contenido El Café de Otraparte. Otraparte como productora de eventos y una empresa que amamos profundamente que se llama Cine Andariego, que es una empresa que está en este momento durante todo este año en convenio con el Municipio de Medellín presentando cine en las bibliotecas y casas de la cultura más pequeñas del Valle del Aburra y también le genera unos recursos importantes a la Corporación.

DLUD: ¿Cómo logra la Corporación sostener todos estos espacios que menciona?

SR: Otraparte se sostiene de tres fuentes fundamentales. La primera como escenario patrimonial y espacio de disfrute público y sitio de interés público y cultural de la nación y monumento departamental, de los dineros públicos para la inversión directa en la comunidad. Segundo de la venta de servicios y la gestión propia de sus proyectos que de ahí sale más del 80 por ciento de los recursos, y tercero, de algunas pequeñas donaciones de la empresa privada y de fundaciones y personas particulares.

DLUD: ¿Es necesario que la administración del municipio les dé alguna contribución para el desarrollo de las actividades culturales?

SR: Hay una parte esencial que se relaciona con la obligatoriedad y la necesidad de la inversión pública en Otraparte y tiene que ver especialmente con el Museo. La parte más difícil de mantener y financiar es el Museo Otraparte que tiene proyectos curatoriales, museográficos y de investigación, exposiciones temáticas en la casa y fuera de ella. Tiene planes de conservación, restauración y difusión de la obra de Fernando González. Tiene guías permanentes para la atención del público. Tiene un curador y tiene también unos requerimientos técnicos para el uso y conservación del material que manejamos. Esa parte del Museo que implica abrir esta casa a las ocho de la mañana y cerrarla a las ocho de la noche cuando no hay evento, y cuando hay evento, que es casi siempre, a veces a las nueve, diez u once de la noche y abrirla todos los fines de semana y festivos para que la gente pueda acceder a ella, es para nosotros la parte más compleja y difícil de financiar. En esa parte es en la que requerimos esos apoyos públicos.

DLUD: ¿Y cómo están los apoyos públicos en estos momentos?

SR: El Municipio de Envigado había hecho un acuerdo con la Corporación Otraparte en 2008 para la vigencia presupuestal del 2009, para hacer una inversión directa de 150 millones de pesos en el Museo y empezando el año se nos manifestó que no podían ser sino 69 millones. Estos acuerdos se habían dado con la Administración y habían sido aprobados por el Concejo y habían quedado inscritos en el libro del Presupuesto Municipal. De acuerdo a eso intentamos negociar con el Alcalde y no fue posible, reintentamos, reintentamos y él mantuvo la posición de los 69 millones, la cual ponía a Otraparte en una situación muy compleja porque para Otraparte haber mantenido abierta esta casa en las condiciones culturales que la ha mantenido tuvo que adquirir deudas y esas deudas están por pagar. Nuestro plan anual de caja se realizó teniendo en cuenta los compromisos que la Administración había adquirido con Otraparte. El no cumplimiento de estos compromisos pone a Otraparte en riesgo de no pagar esas deudas. Por esa razón después de intentar dialogar por todas las vías posibles con la Administración hemos enviado “La carta abierta”, un boletín donde informamos a la comunidad de lo que está sucediendo.

DLUD: ¿Por qué cree que la Administración Municipal disminuyó el presupuesto pactado?

SR: El Municipio está en una situación financiera muy compleja. Empresas como el Hospital de Envigado, Envicárnicos, Evas y Enviaseo, han tenido tal vez el peor año de toda su historia en el 2008 y para mantenerlas vivas y que no se perdiera la vinculación laboral de sus empleados ni el patrimonio de estas, el Municipio ha tenido que hacer una inversión bastante alta y adicionalmente ha dejado de percibir las ganancias que en otros años percibía. En esa lógica el Municipio está en una situación compleja desde lo económico, pero recortar el presupuesto de Otraparte, es cortar la cadena por el eslabón más débil y tal vez cortarla por donde más daño le hace a la sociedad.

DLUD: ¿Por qué le haría daño a la sociedad recortar el presupuesto a la Corporación Otraparte?

SR: Porque cuando no reconocemos nuestro patrimonio y nuestra historia, estamos perdiendo el potencial creador que ese patrimonio representa y nuestros gobernantes, tal vez con un tanto de ingenuidad o de desconocimiento, no han reconocido la cultura como una fuente de inversión importante. Cuando digo esto es porque un peso que la Administración pone en Otraparte, la Corporación lo convierte en seis pesos a través de su propia gestión y todo eso se invierte en Envigado, en los proyectos sociales que la Corporación desarrolla en esta casa.

DLUD: ¿Entonces por qué es importante invertir en cultura?

SR: Todo peso que se ponga en la cultura, ya sea de empresa privada, del Estado o de corporaciones como Otraparte, nos lo ahorramos multiplicado en salud, en pie de fuerza y en el potenciar el capital humano del municipio, es decir, invertir en cultura es muy rentable y a veces nuestros gobernantes no se han percatado de eso. Cuando ellos piensan que invertir en seguridad es muy importante porque genera un clima de estabilidad económica y de inversión, ese mismo argumento lo deberían aplicar en el tema de cultura. Invertir en cultura es evitarnos chicos con su tiempo de ocio dedicado a cosas no santas o mejorar el capital humano de esos mismos chicos o incluso ahorrarnos dinero de gastos de seguridad.

DLUD: El 16 de junio fue publicada en el periódico El Mundo una columna de opinión que hace referencia a la actual situación de la Corporación, en la que se habla de una traición a Fernando González por parte de los coordinadores de Otraparte, ¿qué piensa al respecto?

SR: Es una columna desinformada, que no consultó las fuentes primarias, que se basa en un “influyente” personaje de la Administración Municipal de Envigado, que además de no saberse cuál, no dice ser o no oficial. Comete graves errores y además deja ver una mala intención, no entendemos la vinculación con Cuba o con la Revolución Cubana, que la Fiesta del Libro conmemore o no conmemore la Revolución Cubana no tiene que ver nada con la razón misma de la Corporación Otraparte, que nosotros tengamos un contrato millonario para realizar la Fiesta del Libro es falso, somos colaboradores como muchas instituciones porque creemos que es el proyecto cultural más importante del Valle del Aburrá.

DLUD: ¿Qué hace tan importante para la Corporación la Fiesta del Libro?

SR: El hecho de estar directamente implicados en el tema de lectura a través de talleres, tertulias y conversatorios. Fernando González es el tutelar de este proyecto y es tal vez el escritor antioqueño más importante para nosotros.

DLUD: ¿Y el tema de las drogas también mencionado en la columna?

SR: Creo que el mismo hermano del Alcalde viene todos los días a El Café de Otraparte, el mismo Alcalde estuvo en el tiempo de campaña y posteriormente muchas veces en Otraparte, el Secretario de Educación y Cultura del Municipio de Medellín es cliente del café, el Secretario de Educación y Cultura de Envigado también lo es. No sé qué intención tenía o a qué quería llegar el columnista, pero creo que él mismo en la pésima escritura que hace, que es lo otro, una columna muy mal escrita, muy pobre conceptualmente y basada en malas fuentes con información falsa y mal intencionada, lo deja al desnudo y no es mucho lo que se ve.

DLUD: Para ir finalizando... ¿Qué soluciones le han pensado dar a la situación?

SR: Mantener una puerta abierta, un diálogo permanente y unos brazos extendidos a la Administración para que se vincule a Otraparte, que con seguridad es un importantísimo proyecto cultural del Valle del Aburrá como lo han dicho el Museo de Arte Moderno, el Museo de Antioquia, el Jardín Botánico, el Colombo Americano, la Dirección de Patrimonio, el Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Medellín, Comfama, Comfenalco, etc., y que reconozca la inversión que Otraparte está haciendo y nos sentemos a dialogar. A ellos les extendemos nuestra voz de reclamo en un sentido amable y respetuoso.

DLUD: En caso de que los reclamos no sean atendidos... ¿Cómo se piensa reponer el dinero que haría falta?

SR: Con seguridad si en manos de la Corporación está que esta casa se mantenga abierta, lo estará siempre, y nuestra intención nunca será disminuir servicios o programas, es probable que tengamos que elaborar algunos planes de contingencia y refinanciar nuestras deudas a un plazo más largo, poner en austeridad el plan anual de caja y pedir ayuda a nuestros usuarios, a la empresa privada y a quienes compran nuestros servicios para que piensen en Otraparte con más generosidad y nos acompañen en esta situación.

Fuente:

De la Urbe digital, viernes 10 de julio de 2009.

Corporación Otraparte
© 2002
^