Corporación Otraparte

A Gustavo Restrepo
un parque cultural
le quita el sueño

Por Uver Valencia

El director de Otraparte cuenta cómo día a día lucha con sus amigos por sostener la casa museo sin olvidar el sueño de un gran parque.

El vivero que acompañó a Otraparte durante casi 9 años ya no existe.

La junta directiva de esa Corporación decidió pedir el terreno, que estaba en arriendo, para que la gente, los visitantes, se fueran apropiando de ese espacio que algún día será un gran parque cultural.

Uno en el que Gustavo Restrepo, su director, se imagina un auditorio, ojalá para 200 personas o más, con un escenario generoso y con una biblioteca, de esas tan escasas en nuestra ciudad.

Silencioso, casi imperceptible porque sabe bien que el gran personaje de ese proyecto es Fernando González, este promotor de cultura, gestor le dicen otros, habló con GENTE sobre el presente y el futuro de esa casa museo que recibe a cientos de visitantes cada semana, y en el que la principal misión es no dejar olvidar la obra de ese viejo y sabio vecino que anima con su legado una gran actividad cultural aquí y en el resto del Valle de Aburrá.

¿Cuándo nació la idea de construir en Villagrande un parque cultural?

“Todo lo que hemos hecho durante nueve años, esto de difundir la obra de Fernando González, de preservar la casa y de tenerla abierta para la gente, hace parte de un proyecto mayor: convertir este espacio en un gran parque, un lugar para la cultura que, incluso, supera la misión de dar a conocer al maestro. Iniciamos abriendo la casa museo, que pasó muchos años cerrada. Luego, gracias a la voluntad de muchos, logramos que el Municipio comprara los terrenos donde ahora queda El Café de Otraparte y donde quedaba, hasta hace poco, el vivero que todos veían en la carrera 43A. Al tiempo, íbamos creciendo en actividad cultural, en proyectos que nos ayudaran a sostener la casa. Y en esas estamos”.

“Cuando iniciamos pensábamos en un parque cultural del que se han hecho diseños. Lo hemos pensado mucho. Pero iniciar obras no es tan fácil”.

¿Qué los frena?

“La dificultad para conseguir los recursos. Muchos piensan que a Otraparte la sostiene la Alcaldía, y eso no es cierto. Sí hacen un aporte, pero somos nosotros mismos los que debemos generar la mayoría de los recursos”.

¿Con la salida del vivero inician en parte las obras?

“Decidimos ir colonizando ese terreno incluso a costa de perder una entrada económica. Después de todo, el vivero nos pagaba un arriendo, que era muy útil. Pero hay que empezar a apropiarnos, a usar ese espacio. No es que vayan a comenzar obras”.

Pero algún uso le van a dar.

“Sí. Por lo pronto hay tres ideas: algunos parqueaderos para reducir el problema de parqueo en nuestras calles, construir con la gente una huerta y darle lugar a un proyecto para niños llamado ‘La casa en el árbol’. Vamos a ver con cuál podemos comenzar. El tema de parqueo es clave”.

¿Cuál ha sido el mayor reto de Otraparte?

“Hubo uno en un principio: darle a conocer a la gente que la casa estaba abierta y que podía entrar a conocerla. En algún momento yo llegaba a abrir la casa y me la pasaba solo todo el día, sin que nadie se acercara. Luego los envigadeños y gente de todo el Valle de Aburrá se fueron apropiando. Ahora el reto, y es el de siempre, es mantener vivo el legado de Fernando González. Esta casa no se puede cerrar nunca más”.

¿Cuál es el mayor aporte para la ciudad?

“Somos generadores de empleo. Ahora trabajan 22 personas con nosotros. Pero también, y muy importante, es el hecho de haber convertido este espacio en fuente de turismo y buen nombre para Envigado”.

¿Qué les ha ayudado a convertirse en eso?

“En nuestras instalaciones, la apertura del Café y de la Librería. Pero además nuestra presencia en toda la ciudad, a través de proyectos culturales. Tenemos claro que por más que no tengamos auditorio, tenemos el Valle de Aburrá entero para animar el legado de Fernando González, no dejarlo morir y construir cultura”.

Los retos actuales de Otraparte

  • Afinar la convivencia con sus vecinos. Restrepo dice que lo han hecho todo para evitar ruido o cualquier asunto que los moleste.
  • Darle alivio al problema de parqueo.
  • Conseguir los recursos que le den vida a la que sería la última etapa de ese gran parque.
  • Sostener las instalaciones y el personal mediante proyectos culturales.
  • Fortalecer su actividad cultural.

Fuente:

El Colombiano, Gente Envigado, viernes 10 de junio de 2011.

Corporación Otraparte
© 2002
^