Corporación Otraparte

Sergio abrió paso para
que Otraparte sea parque

En los próximos seis meses será diseñado el proyecto que convertirá la Casa Museo en un gran centro de cultura, con biblioteca, auditorios y salones de archivo.

Sergio se sincera:
“Estamos en una crisis”

El Director Cultural de la Casa Museo Otraparte cuenta cómo sobrevive su gestión hoy y anuncia una gran noticia para el próximo año.

Por Liliana Salazar B.

Cuenta que de niño bajaba del barrio Mesa, donde siempre vivió, a estudiar en la solitaria casa. Aunque invisible para muchos, para él se convirtió en una especie de refugio. Como no ser así, si en los tiempos en que la administraba Aliria se guardaba tan vivo ese calorcito familiar.

De allí, viene un poco el amor por la obra del filósofo nadaísta (sic) Fernando González. Quizá también por ello, años después se enfrentó al Municipio en las puertas de la vieja casona, pues amenazaba con aplastar un pedazo de la memoria envigadeña.

Sergio Restrepo ha tenido claro que su forma de habitar el mundo está en el trabajo con la cultura. Quizá también por este mismo convencimiento, aunque con vientos opuestos, ha logrado sacar adelante el proyecto de Otraparte, que ahora alista nuevas rutas.

¿Qué proyectos hay con la compra del lote?

“El Parque Cultural Otraparte estará en este espacio. Tendrá biblioteca, auditorio, salones de archivo y oficinas. Con esto, la casa funcionaría más como museo y trasladaríamos las actividades culturales. En el mismo proyecto está el parqueadero en el subsuelo de la calle 27 Sur. Por ahora está como estacionamiento temporal”.

En concreto, ¿por qué hay que rescatar patrimonios como éste?

“Por tres cosas fundamentales. Uno: Fernando González trazó un mapa de caminos por los que Colombia estaba y estaría transitando. No prestamos atención y nos hemos llenado de sangre, dolor y odio. Él tiene unas claves reales para navegar en otras realidades, por algo es considerado uno de los filósofos más importantes de América Latina.

Dos: la presencia viva de un centro cultural le puede cambiar la vida a un ser humano. Más allá de que conozcan obras, el tener un espacio de encuentro es determinante. Cuando éramos niños, las esquinas eran los lugares donde se encontraba la gente, lo que les daba un mundo diferente. Por eso es tan poderoso, para bien o para mal.

Tercero: como centro cultural. No todos tenemos la posibilidad de viajar. Así que la cultura ayuda a conocer el mundo. Si de algo nos sirve una película es para estar en Alemania, para ir al pasado, para ver el futuro, incluso para ir a mundos fantásticos”.

¿Por qué Envigado no se conserva tan cultural?

“Esta es una tierra muy fértil. Cuando se sembró educación y cultura germinaron mentes como las de José Félix de Restrepo, Fernando González, Débora Arango, Manuel Uribe. Una muy buena cosecha.

Pero cuando se sembró odio, codicia y maldad cambió todo.

Débora Arango nos decía en la Nave de los Locos que Envigado era como una caca de vaca, tremendamente fértil, donde podían nacer una bella planta u hongos venenosos”.

Además de ese escenario, ¿cuál es la razón de la indiferencia? ¿Viene por parte de las administraciones o de la sociedad?

“Hay niveles. El país cree que Envigado es rico y por eso los presupuestos no son tan grandes. La empresa privada no invierte porque prefiere un plan asistencialista. Y los presupuestos de cultura no son grandes, no solo acá. Eso es porque no se han dado cuenta lo que puede generar”.

¿Cómo sobrevive hoy la cultura?

“Con mucha creatividad. Tenemos la librería, el café, la productora de eventos, Cine Andariego. El presupuesto de la Alcaldía es de 100 millones de pesos, cuando originalmente el acuerdo era de 150 millones. Esto es un cuarto de lo que equivale mantener la casa sin proyectos. Lo rebajaron a la sexta parte”.

———
Parque Cultural Otraparte

El lote de 3 mil metros cuadrados ya fue comprado por el Municipio. Ahí estará el Parque Cultural Otraparte, el cual en los próximos seis meses será diseñado.

La Corporación espera que este proceso no dure más de año y medio, tiempo en el cual comenzarían la gestión de recursos y seis meses después la construcción. Así las cosas, en dos o tres años se estarían abriendo las puertas del parque, que entraría a ser parte del corredor cultural que se planea luego de la apertura del Parque Débora. Otraparte sería entonces un centro de la cultura de 4 mil metros cuadrados.

Fuente:

Periódico Gente de Envigado, El Colombiano, diciembre 16 de 2011, p.p.: 1 / 10 - 11.

Corporación Otraparte
© 2002
^