Corporación Otraparte

“No soy biógrafa de González”

Hoy en la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, a las 2:00 p.m., en el Salón Humboldt del Jardín Botánico, Carolina Sanín presentará su libro “Pasajes de Fernando González”, en conversación con el director del Teatro Matacandelas.

Por Óscar Jairo González Hernández *

¿Qué la llevó a hacer este libro “Pasajes de Fernando González” y de dónde proviene, se forma o resulta su interés por la obra del poeta de Otraparte?

En la tradición literaria colombiana hay cierta corriente heterodoxa que quizás no está compuesta por las obras más influyentes ni las más populares de cuantas se han escrito en el país, pero que me interesa pues expresa una constante y esperanzadora resistencia a los lugares comunes, a las verdades recibidas y a las expectativas culturales. Los libros de Fernando González hacen parte de esa corriente. La publicación de esta antología procede de mi interés en que otras personas lo descubran y que descubran, leyéndolo, la posibilidad de escribir en Colombia con mayor libertad que la que se muestra en las tendencias actuales más visibles.

¿Por qué decidió llamarlo “Pasajes”?

El libro es un conjunto de textos extraídos de nueve obras de Fernando González, comentadas por mí. Traté de seleccionar partes que me parecieran especialmente interesantes y representativas del resto y que, al juntarlas, dieran una idea veraz de los libros de los que proceden. La palabra ‘fragmentos’ da la idea de algo roto cuya unión es irrecuperable, mientras que ‘pasajes’ alude a la posibilidad de que a través de unas partes se transite hacia otras, ya estén estas contenidas o no en el conjunto.

¿Considera usted que Fernando González es filósofo o no?

Sus obras no son tratados filosóficos ni son novelas, en el sentido en que la academia y el mercado dan por lo general a esos términos. Sin embargo, si uno amplía la comprensión de los conceptos de filosofía y novela, o también, si no los amplía sino que se atiene a sus fundamentos, González es filósofo y novelista, aunque —y afortunadamente— no haya sido un profesional de ninguno de estos oficios.

¿En qué obras de González se basó y por qué?

Para compilar esta selección de textos sólo leí la obra de Fernando González. Me interesan los libros de libros, los libros que un lector escribe junto con el autor a quien lee. En esa medida, me ilusiona pensar que este es un libro escrito entre Fernando y yo, o escrito por él en mí.

Fernando González es observador de sí mismo, obsesivamente podría decirse, pero también de su medio y de manera crítica, ¿qué consideración le merecen esas dos inclinaciones?

Creo que las dos inclinaciones —la del constante examen de sus propios actos, estados de ánimo e intereses, y la de la observación crítica, satírica y amorosa de su entorno— obedecen a un mismo deseo: el de darse cuenta de qué es lo que sucede, qué es lo verdadero que permanece detrás de lo que sucede y qué es lo no verdadero, que puede y debe cambiar.

¿Cómo podría usted caracterizar la escritura de Fernando González, desde la relación vida y literatura?, como dice Ricoeur: “Las historias se relatan, la vida se vive. Parecería que se abre un abismo entre la ficción y la vida”.

No soy biógrafa de González y, para mí —como expresamente lo era para él— su vida es lo que está en sus textos.

———
* Profesor Facultad de Comunicación, Comunicación y Lenguajes Audiovisuales, Universidad de Medellín.

Fuente:

El Mundo, 13 de septiembre de 2015, sección Cultura.

Corporación Otraparte
© 2002
^