Fabricante
de estrellas

Fabricante de estrellas

Dirigida por Giuseppe Tornatore
Italia, 1995 – 109 minutos

Sicilia, 1953. Un supuesto cazador de talentos, Joe Morelli, se dedica a recorrer las provincias italianas a bordo de una camioneta tapizada con afiches de actores célebres de la época. En ella trae una cámara de 35 mm, micrófono y equipo de iluminación para montar su pequeño estudio en cada plaza, tras anunciar por megáfono que tomará pruebas de cámara a los que quieran ganar fama y dinero con el cine. A cambio, claro está, de 1.500 liras “para cubrir los costos de revelado”. El negocio de Morelli florece al compás de la fascinación de los campesinos, convencidos de que en cuestión de días llegará la prometida carta del estudio de producción “Universalia”, con asiento en Roma, convocándolos para el estrellato. Morelli, en todo caso, pasa tanto rato engañando a los paisanos como al público, y aun autoengañándose. En el éxtasis del embaucador ante sus víctimas podrá rastrearse luego la semilla de su transformación. Porque a Joe le cuesta sustraerse al bien que, aunque no busca, ejerce fugazmente sobre los campesinos, quienes encuentran en las pruebas de cámara el alivio de una confesión. Alivio que él no podrá permitirse mientras persista en la trampa.

* * *

Fabricante de estrellas

Fabricante de estrellas

Fabricante de estrellas

Volver arriba