Presentación

Efímera palabra

—11 de noviembre de 2022—

Portada del libro «Efímera Palabra»

* * *

Efímera palabra es una compilación de la revista Punto Seguido, proyecto literario creado en 1979 por John Sosa, Luis Fernando Cuartas, Jesús Rubén Pasos, Miguel Ángel Puerta y Jorge Valencia bajo los principios de la poesía, la libertad y el amor. Proyecto ganador de la Convocatoria de Fomento y Estímulos para el Arte y la Cultura 2022 de la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín. Conversan John Jaime Sosa, Pablo Carrillo y Óscar Jairo González Hernández.

* * *

Logo Editorial Endymion

* * *

También aquí tiene validez nuestra idea de partida: los cien peldaños del conocimiento, de la adivinación, de la penetración del sentido de las cosas. La ciencia nos ha alzado al segundo peldaño del conocimiento, y todo lo demás la seguirá. El arte conocerá la segunda visión de las cosas, la poesía oirá la segunda sonoridad de las palabras y el pensamiento el segundo sentido de lo que acontece.

Franz Marc

*

El sol ausente. La vida bulle bajo sus labios. Vamos en la oscuridad, caminando a tientas en busca de lo imposible, el sueño del Amado, aquel que es todas las cosas y ninguna, aquello que es los valles y los ríos que circundan el encuentro, los seres que habitamos para suscitar las fuerzas propicias al dios que brota como un girasol sobre la hierba. Buscamos, de algún modo, sin buscar. Si en un sitio se produjera un encuentro definitivo. Pero la muerte sabe bien de lo definitivos que pueden resultar esos encuentros, siempre escalas fugaces, momentos donde el tiempo se detiene y cuelga del alambre en el patio luminoso poblado de azaleas. Mujeres de miradas vacías sirven el vino a los exploradores del cáñamo que descansan por un instante junto al claro del bosque. Lo inesperado surge como un fulgor en la noche haciéndonos caer al río. La vida es entonces el amor; el amor, la entrega a la devoción del Amado, el Amado imposible que la imagen persigue en una infinita cacería.

Carlos Bedoya Correa

*

Efímera palabra deviene de nuestra tarea, de la tarea que hemos hecho desde lo social y lo cultural como formación de nuevos poetas, escritores, pintores, ensayistas, dramaturgos, actores, músicos, cineastas; de la construcción que se ha realizado y desarrollado, tanto en nosotros como en la sociedad en donde hemos proyectado el hacer de la revista Punto Seguido durante frenéticos y maravillosos 43 años, en los que nos ha mantenido ella misma, porque hacerla ha sido y está inmensamente relacionada con nuestras vidas, su esencia y su principio.

Nosotros buscamos hacer de esta tarea un proyecto formador de ciudadanos para el mundo, construir los territorios para ello, territorio-ciudad, territorio-ciudadano en su ciudad, en ser ciudadano. Y no solo estar en este territorio y hacer cosas en él, sino comunicarlas al mundo, como se puede demostrar y corroborar que se ha hecho. Inclusive antes de que existieran las redes sociales, porque este proyecto existe antes que ellas. Y así nos comunicábamos y nos comunicamos con el mundo. Intención de un proyecto y su destino.

No hemos cesado ni desistido de hacer esta tarea (trabajo) en medio de truculencias incesantes, de la desesperanza que corroe el espíritu, sino que, al revés, hemos mantenido la intensidad de nuestra temperatura y carácter constructivo del otro y de los otros, en mayor condición; la prueba de ello es la revista Punto Seguido. Y aquí, desde este momento, la realización del libro Efímera palabra, que habrá de llevarnos hacia la sociedad en la que estamos, para continuarla en su formación, ciudadanos del mundo, que son los que leerán el libro de su revelación, o sea, su historia, con nosotros. Nadie es sin el otro. Y si el otro no existe, es necesario crearlo, es también nuestra responsabilidad y compromiso. Y que, si hay una justicia, para esto que hemos construido y destruido sea la de la «justicia poética» (Martha Nuusbaum).

Óscar Jairo González Hernández

* * *

Logo de la revista literaria «Punto Seguido»

* * *

Presentación

(Cadáver exquisito)

Soy el viento en el viento.
Soy el que engendró a los dioses.
En mi estanque fueron creados.
De mi estanque fueron expulsados.

Henri Michaux

Por Andrea, Alejandro y Pablo Carrillo

De la mano de las rarezas perdidas, que fueron alguna vez una ilusión o un valle de Provenza, y el entorno en que se ve nacer el sublime acto del pensamiento, donde las formas son una presencia y las flores un acto de luz; como la mayor elaboración de la fragancia de una planta o el receptáculo más sublimemente elaborado, y donde las bellezas de las líneas se pierden en las bellezas del color, así en esa inmensidad podría estar esta compilación de ensayos, entrevistas y traducciones; como el follaje de una gran árbol que cuenta la historia de los milenios y los sueños de las plantas, sus esperanzas y desesperaciones, que no son otras que las nuestras, en lo que podría ser el destino del ser humano o su incomparable tragedia en el Universo: en nuestra condición de hombres caídos, donde el olvido en el tiempo es apenas sí comparable con el olvido en el espacio, y la pasión y el desequilibrio con la naturaleza son confundidos con el antiguo ideal heroico.

Perceptible únicamente en la genealogía de los dioses que hemos creado y, a la vez, sepultado, nos llegan estas lianas uniendo los dos cielos, el de arriba y el de abajo, para dar cuenta de la inmensa entrega de los testimonios que aquí incorporamos.

Esta colección es un testimonial; la parte menos obvia retrata, a través del tiempo, la evolución de un proyecto creador que ha intentado marcar el ambiente artístico de la ciudad, con un punto de vista siempre fresco y mutante, a través de vistazos, sonidos y olores del mundo artístico surrealista. Los ensayos presentados en la colección son, entonces, como los anillos de un gran roble, cada uno con su historia y haciendo una en común, en un tecnicolor fractal.

La más obvia está dentro de cada ensayo; a través del trabajo académico de cada escribano podemos diagnosticar aquello que resulta relevante en cada época, aquello que deja huella en el trasegar artístico de la ciudad, del país o de la región, como una añoranza de tiempos pasados y otra de tiempos venideros.

Es, en suma, un mapa como un collage de colores y turbulencia auditiva, de texturas y de remembranzas, de amigos y conocidos, de desconocidos que deseamos haber conocido, de sabores que estamos seguros haber probado en algún sueño de la infancia. Sin norte, pero con sur, sin fronteras, y con centenares de palpitares que en medio de la conmoción resuenan con su propia armonía.

Es la voz de la vida que nunca calla, que a través del arte brinda al ser humano el camino y la voluntad para recorrerse a sí mismo, para acecharse, atisbarse, iluminar los oscuros pasillos de su alma. La vida que se pronuncia con voz irreverente en la manifestación de sí misma: el inevitable ciclo de la creación que siempre renace como se levanta el sol cada mañana en el oriente.

Más que un libro, este texto encarna el aliento indomable de la vida, la luz que en tiempos de crisis ilumina los grandes tesoros que guarda el corazón y plasma su mensaje. Claridad que permite la formación del fruto, de la fuerza de la creación humana que elige el camino de la paz, del canto del alma, de la danza del Espíritu. Con el nacimiento de Efímera palabra celebramos la palabra que es eterna, la palabra de vida.

Fuente:

Efímera palabra. Editorial Endymion, Medellín, 2022. Proyecto ganador de la Convocatoria de Fomento y Estímulos para el Arte y la Cultura de Medellín.

Volver arriba