Presentación

Perspectivas del arte
en Hölderlin, Novalis
y Wackenroder

—Septiembre 16 de 2019—

Portada del libro «Perspectivas del arte en Hölderlin, Novalis y Wackenroder» de Andrés Alfredo Castrillón C.

* * *

Andrés Alfredo Castrillón Castrillón es filósofo y magíster en Literatura Colombiana de la Universidad de Antioquia. Es docente del programa de Filosofía de la Universidad Católica Luis Amigó, pertenece al grupo de investigación Filosofía y Teología Crítica y ha publicado artículos sobre el poeta Hölderlin y el escritor colombiano Fernando Vallejo. Participó como compilador y autor en la edición del libro «Perspectivas del arte en Hölderlin, Novalis y Wackenroder» junto a Paloma Marín Escobar, Jhoana Andrea Gutiérrez Cadavid y Carlos Andrés Gallego Arroyave, docentes egresados del programa de Filosofía de la Universidad Católica Luis Amigó e integrantes del grupo de investigación Filosofía y Teología Crítica.

Presentación del libro por Natalia Patiño Londoño, Jhon Edward Saldarriaga Flórez y Santiago Ruiz Idárraga.

* * *

Fondo Editorial Universidad Católica Luis Amigó

* * *

Hablar de lo romántico o del romanticismo suscita el deslucido lugar común del amor, las lágrimas, la tristeza o la ternura que expresa un amante a quien ama. El otro tópico es el de los escritores del siglo xix que encabezaron la revolución poética contra el progreso ilustrado y el progreso burgués que antes celebraban. Al margen de los sesgos frente a este movimiento literario, en el presente libro se analizan el pensamiento teórico y poético de Friedrich Hölderlin, el pensamiento poético de Novalis y el de Wilhelm Heinrich Wackenroder, quien tuvo una estrecha relación con Ludwig Tieck. Estos autores estuvieron vinculados a las temáticas del momento: la Ilustración, la filosofía de Immanuel Kant, el influjo de los dos grandes referentes del clasicismo de Weimar Johann Wolfgang von Goethe y Johann Friedrich Schiller y los acontecimientos revolucionarios de Francia. En este sentido, en el texto se realiza una interpretación de los ideales que expresaron estos escritores en su producción poética.

Andrés Alfredo Castrillón

* * *

Andrés Alfredo Castrillón Castrillón

Andrés Alfredo Castrillón C.

* * *

Introducción

Fragmento

Una isla en el olvido

Oír hablar de romántico o romanticismo suscita el deslucido lugar común de amor, lágrimas, tristeza o de la ternura que expresa un amante por medio de poemas o canciones a quien ama. El otro tópico es el de los escritores del siglo XIX que encabezaron la revolución poética contra el progreso ilustrado y, luego, paradójicamente, la reacción contra el progreso burgués que antes celebraban. En este sentido, el romántico aparece como una contraposición a los modernos procesos de capitalismo que se gestaban en su momento y como renuncia a la vida burguesa, calculadora, acumuladora de capital y avasallante. Cercanos en un principio a los ideales políticos que prometían apartar las cadenas del despotismo —quieren ante todo la libertad— terminarán o aborreciendo los cambios políticos y siendo renuentes con estos en pro del terruño alemán y la salvaguarda contra el extranjero invasor, o retraídos del mundo y en soledad. Los románticos quedarían, pues, como defensores de causas perdidas y como extasiados adoradores del pasado que vivieron en un anacronismo dislocado; nada más distante del presente que les correspondía. Quizás por ello, su insistencia en los mitos, en la divinidad, en el infinito, en el arte y en la renuncia a la vida que les correspondía llevar y su resistencia a hallar un lugar en el ámbito socio-económico y mercantil.

La insistencia en temas que ya no tenían validez dada la secularización y las discusiones en pro de la razón, pero que, según ellos, resultaban indispensables en las relaciones comunitarias —como incluso se evidencia en la actualidad—; la terquedad de crear o inventar nuevos mitos que implicaran la reproducción de modelos o figuras emblemáticas mítico-históricas, algunas asociadas a la razón (aunque parezca contradictorio) y a los tiempos vigentes, que permitieran un vínculo religioso entre los hombres para contrarrestar el uso exclusivo del orden lógico-matemático y el individualismo, fueron varios de los elementos en los que con ahínco pusieron su empeño. Como colofón, insistieron en que la poesía y los mitos debían tener el mismo peso y validez que en la Antigüedad —esto para los ilustrados y figuras como Hegel (por aquello del destino supremo que alguna vez tuvo el arte, pero que ahora, y este ahora es sobre todo el tiempo de Hegel, es cosa del pasado), representa un completo sinsentido, por no mencionar la postura del ámbito económico y científico—. Por ello, nada más perjudicial que el romanticismo que se da posteriormente, porque debido a este, si bien como superación del mismo, aparecen artistas cada vez más críticos del estamento moderno burgués y con una vida a la deriva. Pues, quienes pretendieron superar a los románticos, como los simbolistas, aunque alejados de los ideales de sus predecesores, continuaron señalando las contradicciones de la vida burguesa, el agobio, el tedio y algunas críticas más similares a las de sus antecesores, y con la confrontación ante la sociedad mecanizada y arroyada por el imparable avance económico moderno.

Los románticos quedaron como parte del movimiento literario que tuvo su auge a finales del siglo XVIII e inicios del XIX y que se difundió por Europa —aunque también se dio en América una literatura romántica, pero con profundas diferencias en la concepción política, pues mientras en Europa la mayoría devino en conservador y reaccionario, en América el romanticismo estuvo vinculado con el progreso político liberal en la consolidación de las naciones—. A excepción de Kant, los autores abordados en este libro participaron del ambiente ideario e intelectual que hizo parte de los temas comunes de la corriente artística que ulteriormente fue superada. Hoy día, es cierto, lo romántico y los románticos poco atraen, mas ¿será que en igual medida lo producido por ellos, de lo que aquí se expone una mínima parte, tiene poco qué decir? La secularización y actualidad ¿sí acabaron con aquellos ideales?

Fuente:

Castrillón Castrillón, Andrés Alfredo; Marín Escobar, Paloma; Gutiérrez Cadavid, Jhoana Andrea; Gallego Arroyave, Carlos Andrés. Perspectivas del arte en Hölderlin, Novalis y Wackenroder. Fondo Editorial Universidad Católica Luis Amigó, Medellín, 2019.

Volver arriba