Con su Música a Otraparte

A la Cas(z)a del Jazz

Henry Threadgill

En las fronteras del jazz

Coordina: Mauricio Correa
Octubre 4 de 2014

Henry Threadgill

Henry Threadgill

* * *

A la Cas(z)a del Jazz

Otro poco de jazz

¡Ay dolor!, ¿eres amor?
A veces me exasperan los ritmos del jazz hot
y es tan sólo ternura mi desesperación.
A veces…
yo no sé.
Cuando sale tan sola la voz del saxofón
y me llora por los adentros aquel niño de ayer,
aquel, aquel…
Yo no sé.
A veces, cuando truena la vida sin sentido,
a veces…
yo no sé.
El saxo es como un niño que se fue por el bosque,
y yo me voy por él
buscando la casita del buen leñador.
O la de caramelo,
o la de…,
buscando no sé qué,
hermano saxofón.
¡Eh!
Que no quiero llorar más,
ni recordar, ni pensar.
¡Eh…!

Gabriel Celaya

La velada musical A la Cas(z)a del Jazz será un encuentro mensual para la exploración de este género musical, en todas sus manifestaciones y variantes.

Haremos un recorrido —no cronológico, sino caprichoso— por su historia. Algunos componentes del programa serán:

  • Obras maestras
  • Documentales
  • Jazz y literatura
  • Anécdotas
  • Vocabulario
  • Jazz en la Red
  • Jazz y fotografía
  • Mejores videos
  • Cine y jazz
  • Conciertos destacados
  • Jazz y política
  • Jazz colombiano y mundial
  • El blues (género fundamental para el desarrollo del jazz)

* * *

Mauricio Correa Vásquez (Medellín, 1959) es fundador de los cine-clubes “Cine-Ojo de Envigado” y “Cine-Taller Unaula”, así como del Festival de Cine de Santa Fe de Antioquia. Se ha desempeñado como administrador de la cinemateca Subterráneo (1979-1980), librero (Mesa del Silencio, Continental, Al Pie de la Letra) y programador musical en el Bodegón del Parque, Eslabón Prendido, El Bar, etc. Desde su adolescencia se interesó por el jazz y ha realizado los programas “Fusión” y “Jazz/Blues” en la Emisora Cultural de la Universidad de Antioquia, y “Toma Alterna” en U.N. Radio. Asimismo, ha dictado conferencias en el Centro Colombo Americano (“El jazz o la reafirmación del individuo para la cultura”, “100 años de jazz”), Comfenalco Antioquia, Casa Museo Otraparte (“Julio Cortázar y el jazz”), y realizado veladas y discadas en diversos bares y tabernas de Medellín y El Carmen de Viboral. Hizo parte de la junta directiva del Club del Jazz de Medellín. Actualmente se desempeña como corrector de estilo.

* * *

Mauricio Correa

Mauricio Correa

* * *

Velada n.° 19

El jazz de vanguardia (desde los años 60) ha producido docenas de notables improvisadores —y esto no es extraño, pues la improvisación es uno de los elementos distintivos de esta música—, pero relativamente pocos compositores. Henry Threadgill es un integrante de ese exclusivo club. Junto a sus compañeros Anthony Braxton y Muhal Richard Abrams, él es uno de los más originales compositores de su generación. El arte de Threadgill trasciende las fronteras estilísticas. Abraza el mundo de la música en su totalidad, desde el ragtime a las marchas circenses, el bop clásico, el free jazz y más allá. Eso puede sonar muy ecléctico al decirlo, pero en realidad Threadgill suena como Threadgill. Algún proyecto podría explotar cierto género o una extraña instrumentación, pero sea cual sea el enfoque, siempre aparecerá la inimitable personalidad del compositor.

Threadgill es también un saxofonista alto de renombre; su sonido seco y su articulación densa es precursora de la de un músico de Chicago más joven: el saxofonista alto Steve Coleman (pero no es igual). Threadgill empezó en la música desde niño, primero tocando la percusión en las bandas callejeras, luego aprendiendo el saxo barítono y el clarinete. Estuvo involucrado con la Asociación para el Avance de los Músicos Creativos desde sus inicios en los primeros años 60, colaborando con integrantes como Joseph Jarman y Roscoe Mitchell y tocando en la legendaria Banda Experimental de Muhal Richard Abrams. Entre 1965 y 1975 estuvo de gira con el cantante de góspel Jo Jo Morris. Luego estuvo en el servicio militar por un tiempo, tocando con un grupo de rock de la Armada. Después de haber sido ‘liberado’ regresó a Chicago, donde tocó en una banda de blues y renovó su asociación con la AACM. Más tarde se dedicó a obtener la licenciatura en el Conservatorio Americano de Música. También estudió en Governor State University.

En 1971 formó el grupo Reflection junto al bajista Fred Hopkins y el baterista Steve McCall. El grupo fue renombrado cuatro años más tarde como Air y estuvo grabando con regularidad, recibiendo una gran acogida. Su álbum de 1979 Air Lore contenía interpretaciones contemporáneas de tonadas del jazz temprano como King Porter Stomp y Buddy Bolden’s Blues, prefigurando la ola de nostalgia que dominaría al jazz en la siguiente década. Threadgill se trasladó a Nueva York a mediados de los 70, donde empezó a componer y conformar diversos grupos. Comenzó a mostrar su amor por una instrumentación inusual. Por ejemplo, su Sextett (realmente un septeto) usa un chelista, y su Very Very Circus incluye dos tubas. A mediados de los 90 consiguió un corto contrato de grabación con Columbia, el cual produjo un par de excelentes álbumes.

En los años 80 y 90 la música de Threadgill incrementó su refinamiento y complejidad. Su espíritu inquieto nunca se quedaba en reposo, creando para una variedad de grupos de primera categoría, todos diferentes. Un par de lanzamientos del año 2001 ilustran esto particularmente bien: en Up Popped the Two Lips (Pi Recordings), su grupo Zooid combina el alto y la flauta de Threadgill con guitarra acústica, laúd, tuba, chelo y batería —una infrecuente combinación en el jazz, que sin embargo se mantiene compacta y swinguea con gran agilidad—. Everybodys Mouth’s a Book estrenó su grupo Make a Move, que consiste de los vientos del líder, con vibráfono y marimba, guitarras eléctricas y acústicas, bajo eléctrico y batería —un conjunto de cierta manera más tradicional, pero no menos original en su concepto—.

Chris Kelsey
(Traducción de Mauricio Correa)

* * *

Ver “A Place for Jazz”

Ver “Achtud El Buod
(Children’s Song)”

* * *

Henry Threadgill - Ilustración por Jorge López de Guereñu

Ilustración por
Jorge López de Guereñu

Volver arriba