Érase una vez… en Otraparte

Lecturas en voz
alta para niños de
todas las edades

Coordina: Mauricio Quintero
—Agosto 19 de 2018—

“Corazón valiente” - Cuento infantil para colorear de Sonia Emilce García Sánchez - Ilustración de Juan Carlos Velásquez Pérez

Ilustración © Juan Carlos Velásquez P.

* * *

Este será un espacio para leer juntos, para acercarnos a las palabras, al disfrute que ellas nos proporcionan desde siempre. Palabras que se trenzarán en poemas y cuentos para chicos y grandes, imágenes que saltarán por las ventanas hasta nuestros ojos, sensaciones de no tiempo y no lugar como en el paraíso de la infancia. Paladear los acentos, los ritmos y las desconocidas sonoridades que llevarán de la mano a nuestros niños (y a nosotros mismos) por paisajes e historias que de otro modo no habríamos soñado.

Se trata especialmente de abrir a los niños, en su experiencia cotidiana, un lugar para que no pierdan el asombro ni las preguntas, para cultivar su mirada y su sensibilidad, su percepción de la vida. Se trata de restituirles una región de la belleza y el sueño que en esta época de consumo y derroche tecnológico han empezado a perder.

La lectura y disfrutar el arte libremente será para ellos una experiencia enriquecedora que el tiempo, nuestra ciudad, nuestro país y la vida misma sabrán agradecer.

En esta sesión contaremos con la participación de la escritora Sonia Emilce García Sánchez, quien les contará a los niños su cuento para colorear “Corazón Valiente”.

———

Sonia Emilce García SánchezSonia Emilce García Sánchez (Envigado, 1967) es licenciada en Educación Especial de la Universidad de Antioquia y se desempeña como asesora pedagógica y gerente administrativa de Todo Stevia S.A.S. Entre sus publicaciones se cuentan El zoocielo (2014), Un regalo inusual (2016) y Corazón Valiente (2018). Los cuentos de su personaje Maú Down han sido publicados en diversas antologías y actualmente asiste al taller de literatura de Comedal, dirigido por el escritor Luis Fernando Macías.

* * *

En esta historia, el Cacique Candela, ¡ave que ilumina pero no quema!, narra lo que le sucede a la naturaleza cuando utilizamos la pólvora para darle la bienvenida a la Navidad. Después de la lectura, el Cacique Candela invita a los niños a:

1. Tocar con el dedo índice de la mano derecha nuestra amada tierra; 2. Llevarlo hasta nuestro corazón; 3. Decir nuestro compromiso para el cuidado de la naturaleza; y 4. Elevar la mano en dirección a nuestras montañas para sellar ese pacto de Corazón Valiente.

Cada vez que se hace este compromiso de Corazón Valiente, yo, el Cacique Candela, ¡ave que ilumina pero no quema!, cuento esta historia hasta el fin.

* * *

El Cacique Candela

Fragmento

La luna estaba sobre nosotros.

Y yo, el Cacique Candela, ¡ave que ilumina pero no quema!, vi desde mi rama a Manuel el silbador y a su hijo Daniel, sentados alrededor de la fogata, contando las campanadas de la media noche, cuando un resplandor seguido de una explosión de pólvora nos hizo volar a todos. ¡Yui, yui, bueno, sin exagerar! No todos volaron, algunos animales se ocultaron y otros corrieron en distintas direcciones.

Solo Manuel y su hijo permanecieron quietos. ¡Quietos!, quién dijo quietos. Había que ver cómo el chico movía los ojos. Lo hizo hasta que un tronco hueco llamó su atención.

—Papá, ¡mira, mira cómo se mueve ese tronco!

—¡Shhhhh! ¡Es un escondite! —dijo Manuel, mientras observaban como se movía una tigrilla para proteger su cría.

Manuel acarició la cabeza de la tigrilla y entre silbidos dijo:

—Es la fiesta de bienvenida al mes de diciembre, no les hará daño.

Entonces la mamá Tigrilla los miró y entre maullidos dijo:

—Las fiestas de fin de año con pólvora siempre se llevan algo de nuestro hogar y eso nos duele.

—¿Qué se ha llevado? —preguntó el pequeño Daniel.

—Nuestros brazos —gritaron los árboles mientras se mecían.

—Mi capa de musgo —dijo la tierra tiritando.

—Nuestros pétalos —señalaron las flores aún despeinadas por el espanto.

—Nuestro ulular —susurró el búho desde una rama.

—Y, también, se llevó los colores de mis plumas —dijo el colibrí, pálido del susto.

—El año pasado se llevó nuestros aullidos —dijo el zorro escondido tras un árbol.

—Mañana descubriremos qué se llevó este año —dije mientras me acomodaba en mi rama. Desde allí el bosque con tanto resplandor parecía de cristal y con cada explosión se veía a punto de reventar.

—¡Off! ¡Off! ¡Que duerma el que pueda! ¡Off! ¡Off!

Fuente:

García Sánchez, Sonia Emilce. Corazón Valiente. Cuento infantil para colorear, edición gratuita en convenio con la Alcaldía de Envigado, Universidad CES, SILAPE, Parque Lineal Ambiental La Heliodora, Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Agropecuario, Envigado, 2018.

* * *

“Corazón valiente” - Cuento infantil para colorear de Sonia Emilce García Sánchez - Ilustración de Juan Carlos Velásquez Pérez

Ilustración © Juan Carlos Velásquez P.

Volver arriba