Presentación

Alfabeto del mundo

Colección de poesía

—25 de febrero de 2021—

Segundos ocho títulos de la colección de poesía «Alfabeto del mundo»

* * *

Ver grabación del evento:

YouTube.com/CasaMuseoOtraparte

* * *

Ediciones de la Línea Imaginaria (Ecuador) y el Centro Editorial La Castalia (Venezuela), sellos editoriales de reconocida trayectoria, se unieron para crear la colección de poesía «Alfabeto del mundo», nombre que le rinde homenaje al libro homónimo del poeta y ensayista venezolano Eugenio Montejo (1938-2008). Presentación de los nuevos títulos de este catálogo virtual y libre que busca ser «una significativa ventana de aire fresco fortalecida maravillosamente de poesía iberoamericana». Son ocho voces, ocho mundos: Ana Becciú (Argentina), Claudia Berrueto (México), Juan Carlos Astudillo (Ecuador), Juan Domingo Aguilar (España), María Montero (Costa Rica), Mayra Santos Febres (Puerto Rico), Rafael Cadenas (Venezuela) y Samuel Vásquez (Colombia). Participan además en el proyecto los fotógrafos Gianna Benalcázar (Ecuador), Ernesto Granado (Cuba), Jorge Vinueza (Ecuador) y Juan Carlos Astudillo (Ecuador). Ver aquí la presentación de los primeros ocho títulos.

Lectura de poesía y conversación con los editores Aleyda Quevedo (Línea Imaginaria), Edwin Madrid (Línea Imaginaria) y José Gregorio Vásquez (La Castalia).

* * *

Logo Editorial La Castalia

Logo Editorial Línea Imaginaria

* * *

En vano me demoro deletreando
el alfabeto del mundo.
Leo en las piedras un oscuro sollozo,
ecos ahogados en torres y edificios,
indago la tierra por el tacto
llena de ríos, paisajes y colores,
pero al copiarlos siempre me equivoco.

Eugenio Montejo

*

Hemos curado un catálogo de títulos y autores de diversos países de Hispanoamérica. Cada libro llevará en la portada y contraportada una imagen de un fotógrafo, tejiendo un diálogo entre palabra y fotografía. Evocamos el «Alfabeto del Mundo», nombre extraído de un estupendo libro de Eugenio Montejo, para reafirmar nuestro compromiso con la poesía, con la mejor literatura escrita en castellano, porque el arte de la poesía es el refugio que nos cobija en tiempos de incertidumbre y pandemia.

José Gregorio Vásquez

* * *

Fotos de los ocho poetas que participan en la segunda entrega de la colección literaria «Alfabeto del mundo»

«Ocho voces, ocho mundos».

* * *

Ocho poemas de
Alfabeto del mundo

sobre ellos

~ Claudia Berrueto ~

sobre algunos seres no pasa el tiempo
no pasó sobre los briosos animales que maté
mientras revelaban su condición de familiares
[del amor
todavía aúllan detrás de mí
por calles desiertas
me miran desde su oscuridad
llegan a mi cocina
me dejan oler su sangre

* * *

Flotando casa paso

~ Juan Carlos Astudillo ~

si enciendes la montaña
flotando
cada
paso
te ofrezco
las gotas que irrigan su tacto
al
desnudarlas

* * *

Cuchillas

~ Juan Domingo Aguilar ~

la poesía como una canción punk
abre una navaja cariño
pincha aquí en el centro
revienta una litrona
contra este escaparate
el Estado como una jeringuilla oxidada
déjame sentir el dolor del mundo
la sangre aunque no sea a mí
a quien disparen
cada día en el telediario
la sangre
los cuchillos
la poesía
déjame sentir
algo esta noche cariño
a través de tus venas

* * *

Como si fuera poesía

~ María Montero~

Ella sale a la calle
pensando en lo hermosa que es
no elige
la huida de los años
el gesto agrietado en la intemperie.

Ella está segura:
su ropa transparente no mide errores
pero su cuerpo mudo
es otro ante los ojos del público.
Son otros los escenarios
otra la mirada compasiva y prudente.

Ella cree que no le importa
—se lo han dicho—
y sale a la calle pensando
en lo hermosa que es.

* * *

Bolero # 1

~ Mayra Santos Febres ~

Sentarme en este montoncito de amapolas,
estampillas holandesas,
hojas de mejorana y pedacitos
de animal desesperado.
verme aquí sentada, sin moverme,
cantándome a las uñas
boleros reculeantes y cascadas.
sentarme y verme aquí,
donde te provoco escozor,
intensa piquiña en la sangre delirante.
debe ser que es cierto;
soy la pausa y no puedes verme sin celaje.
y que hasta a tus insomnios
llega la extensión de mi maranta
en erizo despeñado, incuestionable.
sentarme a habitar el asfalto de tu piel,
pisarla,
masticarla con las suelas,
expelerla luego en un escupitajo de ternura.
sentarme y verte evaporar
en cierta genuflexión innecesaria.
y verme aquí,
y verme,
sentada en un montoncito de tu ansia,
tan tranquila.

* * *

25

~ Rafael Cadenas ~

Se hunde uno,
se atasca,
se desoye
y vuelve a unirse. Un pantano.
No es broma.
Hay encallamientos
peores que la ilusión.

Se ahoga uno
en su magno deseo
y alguien lo levanta,
exhausto, confundido, disperso
y sin haber aprendido.

Se queda uno
a mitad de camino, reptando
bajo el resplandor.

* * *

El amor

~ Ana Becciú ~

El amor se produce cuando se acaricia una textura, cuando con las manos, o con la boca, se relata. La boca acaricia con relatos, provoca texturas aquí y allá. Y en las texturas se puede leer. Pero casi nadie sabe leer.

Quien siente las pasiones que suscita el amor, comienza a relatar. Los terceros escuchan para tergiversar después con sus olvidos eso que oyeron. Los terceros son fatalmente importantes para el escenario donde se hace el amor. Lejos de hacer un tejido con las palabras, que luego sería un traje de heridas y perturbaciones, las vuelven andrajos que nadie podría lucir. Una lástima. Esta época está recamada de andrajos. Y los cree joyas. Pero las niñas no perdonarán. Las niñas ven, y no podrían perdonar esto que ven. No habrá anillo de ámbar color de azafrán para sus dedos, el domingo.

Los terceros son los adictos a la habladuría. De hablares está todo tiñoso. Hay tanto ruido. Y no puedo oírte.

Las pasiones que suscita el amor, las cree sólo quien las siente.

* * *

Biografía no autorizada

~ Samuel Vásquez ~

Soy este enigma que tiembla entre mis manos. Soy silencio que escucha el reclamo del agua. Soy herida de luz que no sangra ni se estanca. Soy ese que se niega a dormir fuera de su sueño. Soy el que llega tropezando de la ceguera de su palabra. Soy ese que sabe que mañana es un ardid. Soy el que huye para encontrar un sendero. Soy el que no posee hacienda ni mandato, y no acepta patrones ni obediencia. Soy el que se niega a habitar la palabra que se instala. Soy aquel que sabe que la poesía es lo inesperado, que nada a la esperanza adeuda y ninguna esperanza engendra. Soy el que aprecia la valentía del grito y el valor del silencio. Soy el que hace de la ausencia un activismo. Soy ese que comprende que el hombre es un pedazo, una pequeña muestra. Soy aquel que amanece mordido por los sueños. Soy el equívoco que incendia lo que sabe y canta temperado lo que ignora. Soy el que se aleja para quedarse en ti.

Soy ese que sabe que la caída es necesaria para que nazca el grito.

Volver arriba